Jul-Ago-2017

La Palabra del Pastor

“El cambio de estructuras se realiza en Comunión”.

Emmo. Sr. Cardenal D. José Francisco Robles Ortega

Quisiera resaltar en nuestro ejercicio pastoral la inclusión, verdaderamente convencida y asumida en el espíritu del Concilio Vaticano II, de todos los bautizados y bautizadas en la tarea pastoral…

La invitación en este momento es que, esa participación de los laicos se haga completamente franca, abierta, incluso sea promocionada, porque a veces da la impresión que solamente concedemos, permitimos, y se trata de promocionar, se trata de promover y de posicionar al laico en su derecho y en su deber que tiene como bautizado en la tarea evangelizadora de la Iglesia. 

Y no podemos desconocer que hay ambientes en los que solo ellos, los laicos, pueden estar presentes y pueden estar activos; nosotros no podemos, no alcanzamos, incluso no nos corresponde, por eso se hace necesario que hagamos un propósito de incluir a los laicos en su derecho y en su obligación que tienen de participar en la tarea de la evangelización… 

El cambio de las estructuras tiene una finalidad: quitarle a las estructuras aquello que ya no funciona, aquello que es caduco, pero para que las estructuras se hagan más expansivas, es decir, más misioneras y evangelizadoras, pues tenemos que cambiar muchas cosas en nuestra manera de ver, y una de ellas, para que las estructuras funcionen es darles su lugar a los bautizados y bautizadas, y promoverles en la participación evangelizadora de la Iglesia. 

Cuando no miramos a los laicos más allá de los que ya están cautivos, entonces los empobrecemos, ellos mismos se empobrecen porque acaban solamente mirando su grupo, mirando su carisma, y se ahoga la posibilidad de que sean auténticamente misioneros, por eso también conviene que se integren más, con otra visión y con otra disponibilidad de hacer llegar el mensaje del Evangelio a todos los ambientes y a todas las circunstancias…

El otro punto que yo quisiera resaltar, es el de la pastoral vivida en comunión. Es decir, una pastoral vivida verdaderamente integrada, somos miembros de un presbiterio, somos parte de una iglesia, se nos ha confiado una porción de una única iglesia que tiene una única misión, y que se ha dado un instrumento en el plan diocesano de pastoral… en otras palabras, que nos abramos a las inspiraciones que el Espíritu Santo nos ha marcado en las asambleas eclesiales  pastorales, nos abramos todos y asumamos lo que el Espíritu nos está indicando por la visión de todos los que participamos en la asamblea eclesial, en un ejercicio de descubrimiento de cuál es la inspiración, la voluntad del Señor para el caminar de nuestra Iglesia en este momento y en este contexto… 

El plan diocesano de pastoral lo estamos llevando a cabo en un espíritu verdaderamente eclesial, participativo, pero así como lo vamos formulando, así lo tenemos que ir implementando en espíritu de comunión, en espíritu de asumir el objetivo general, las líneas pastorales, las prioridades, asumirlas, hacer el esfuerzo de asumir que estas líneas que nos marca el espíritu, son para responder desde nuestra identidad de Iglesia a las circunstancias que nos ha tocado vivir en comunión con el Papa Francisco, con sus líneas también pastorales, que también nosotros asumamos nuestro plan diocesano de pastoral en espíritu de comunión, de corresponsabilidad, de pastoral integrada, más abierta, más en comunión.

Extracto del mensaje del Emmo. Sr. Cardenal José Francisco Robles Ortega, en el encuentro con los párrocos, Deportivo Morelos, jueves 3 de agosto de 2017