Sep-Oct-2017

02. Palabra del Pastor sep-oct 2017 final

Tenemos mucho que desarrollar en nuestra condición de ciudadanos, pero no olvidemos que somos cristianos… estamos llamados a aportar como ciudadanos pero desde nuestra identidad y de nuestro ser cristianos, tendremos buenos ciudadanos si logramos anunciar todos juntos y hacer valer la verdad de Cristo…

En primer lugar, es necesario mantener todos, una mirada integral de la realidad, esto es importante.

La realidad de nuestro país no se puede agotar en un solo factor, ni en el económico, ni en el político; tenemos que ver a nuestro país con una visión amplia, lo más profunda que se pueda; en cuanto a la historia, son muchas las cosas que están en juego por ello debemos discernir cuales son los aspectos esenciales de nuestro caminar que estamos llamados a fortalecer, purificar, mantener, impulsar…

…Tenemos que hacer el esfuerzo de ver todos el conjunto, y ver qué hago, qué puedo hacer, qué puedo aportar, qué estoy aportando yo, porque si no vemos así la realidad en conjunto, y no nos vemos nosotros comprometidos e inmersos, pues vamos a esperar que alguien venga y transforme nuestra iglesia, que alguien venga y transforme nuestra situación que estamos viviendo como país: de tanta corrupción, de tanta falta de oportunidades para todos, tanta pobreza, tanta miseria, como que esperemos siempre que alguien, venga y nos saque adelante, como que estamos esperando a ver cuál sexenio nos va a regalar el candidato ideal para que nos saque adelante y lo más triste es que a veces pensamos en un “mesías” que nos saque de la situación económica, del problema económico, y no es ese el problema, yo creo que quien lo ve así desde el inicio está mal planteado, está mal la jugada.

¿Qué es lo que necesitamos? necesitamos un líder audaz, que nos proponga un proyecto grande de nación, que nos señale los objetivos claramente y que nos involucre a todos como sociedad. Sólo así podríamos nosotros esperar que nuestro país cambie. 

Otra recomendación, muy conocida y me consta que es apreciada, y llevada por todos: es el seguir profundizando en el estudio de la Doctrina Social de la Iglesia, yo sé que USEM (Unión Social de Empresarios Mexicanos) lo promueve, USEM  lo hace y muchos de ustedes lo tienen lo  llevan como luz, como norma, pero yo insisto en continuar haciendo valer este tesoro, esta enseñanza que emana del Evangelio, que emana de nuestra fe, y que está encaminada a transformar todas las realidades humanas de nuestro mundo.  Se acordaran ustedes que el Papa Francisco está poniendo mucho énfasis en la participación de los laicos en la vida pública, ¿Por qué? porque tenemos muchos laicos bautizados y bautizadas que tienen una participación intensa al interior de las estructuras y servicios de la Iglesia: ministros extraordinarios de la comunión, catequistas que visitan enfermos, todo eso está bien pero nos hace falta la presencia de los laicos, como agentes de transformación con los criterios del Evangelio, la Doctrina Social de la Iglesia, en el campo de la política, de la economía de la educación, en los centros de tomas de decisiones, en los sindicatos, en todos los campos de nuestra vida humana y nacional hacen falta laicos que hagan valer los criterios, que no son meras intenciones, buenas intenciones o hermosas intenciones, si no que son la verdadera solución a muchos problemas que tenemos como país entonces la segunda exhortación es a que profundicen cada vez más y con mayor entusiasmo, y hagan vida, y encarnen los principios del Evangelio… ¡No más tarea! Muchas gracias.

(Extracto de la ponencia del Emmo. Sr. Cardenal José Francisco Robles Ortega en la XX reunión de la Provincia Eclesiástica de Guadalajara con la Unión Social de Empresarios, miércoles 25 de octubre de 2017)