Nov-Dic-2017

15.- Leer más

Hacia una Iglesia creída pensada y creíble. Lecciones de Eclesiología, (José Luis Cabria Ortega) Editorial Monte Carmelo
¿Qué queremos decir cuando al proclamar el Credo afirmamos “creo/creemos en la Iglesia”? A esta cuestión dan respuesta los diversos capítulos/lecciones en los que se trata de pensar la Iglesia creída poniendo de manifiesto los aspectos más determinantes de lo que constituye el entramado doctrinal de la eclesiología. La pretensión última que alienta estas páginas es avanzar hacia una Iglesia creíble. En ese empeño por una mayor credibilidad de la Iglesia estamos todos embarcados: cada cristiano y cada comunidad eclesial. En las actuales circunstancias nos tocará, además, estar dispuestos a dar razón gozosa de esta Iglesia que creemos y en la que vivimos.

Dar testimonio (Javier Ma. Prades López), BAC
El testimonio expresa la forma adecuada de transmitir la fe en el mundo plural de occidente, caracterizado por la curiosidad y la espera de muchos, pero también por una indiferencia religiosa muy extendida o por la hostilidad de algunos. El testimonio ha adquirido un papel decisivo para la comunicación de la fe. Pero su influjo no se limita a la dimensión “hacia fuera”, sino que toca de lleno la inteligencia misma de la revelación y, por ende, de su transmisión eclesial. Estudiarlo es un modo de contribuir a la necesidad de comprender la tarea que le toca a la Iglesia en la sociedad plural de occidente, tanto en el orden de la reflexión teológica como de la vida pastoral.

La formación hoy (AA.VV.) Ediciones Paulinas
Hoy más que nunca necesitamos personas que sepan cómo llegar y caminar junto con aquellos que se sienten llamados a vivir una vida de radicalidad evangélica.
Quien tiene la responsabilidad de la formación, solo conseguirá que sea eficaz en la medida en que se sitúe en primer lugar como hermana o hermano de la persona a la que acompaña, para conducirla a la experiencia de Cristo. Experiencia imprescindible, si queremos que se fundamente nuestra vida consagrada sobre terreno sólido, “edificada sobre la roca”. Este libro nos presenta distintas reflexiones concretas para llevarlo a cabo.
La pastoral familiar: entre programaciones pastorales y generación de una vida (Juan José Pérez-Soba) BAC
Las familias sienten a veces una lejanía de la Iglesia cuando muestran sus problemas: muchos sacerdotes no saben qué hacer ante ellos; las mismas actividades eclesiales que se les ofrecen tantas veces no están concebidas para la familia, sino para personas individuales. Por otro lado, el esfuerzo enorme por la pastoral juvenil (tantas veces de “tiempo libre”, pero no de “enseñar a vivir”) que se ha hecho estos años, después del Concilio, no ha conducido en ningún momento a un desarrollo de la pastoral familiar…
Una pastoral entendida como un conjunto planificado de acciones particulares en vista de resultados estratégicos ha conducido a esta marginación real, a pesar de que se digan muchas cosas sobre la importancia de la familia. No se sabe qué hacer con la familia en las actividades comunes y en los planes pastorales. Se la reconoce como una institución importante para la sociedad y para la Iglesia, pero la fuerza de este discurso teórico no se traduce en una realidad pastoral activa. En este libro se ofrecen algunas claves para responder a estos problemas, reorientando y vivificando la pastoral familiar.
Amantes de las Lenguas Extranjeras
I giovani e la fede (Bruno Forte), Queriniana
El próximo Sínodo de Obispos, dedicado al tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, establece una reciprocidad significativa: los jóvenes no deben ser solo el objeto pasivo de la reflexión, sino que están llamados a sentirse como protagonistas e interlocutores verdaderos. No se trata de una visión idealizada de los jóvenes: si la “sociedad liquida” no les ofrece apoyos seguros, seguridades fáciles o caminos abiertos y seguros, la Iglesia les ofrece aquella plenitud de vida y de amor que el Señor ha soñado para cada uno de ellos. Y lo hace en la conciencia de la complejidad de las situaciones de partida, pero también en la convicción que hoy más que nunca el anuncio de la buena nueva tiene sabor a desafío.