En México

Acciones y Proyectos que Realiza la Iglesia Mexicana para los Hermanos Damnificados

accionesAcciones que está llevando a cabo la Iglesia Católica por medio de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

23/Octubre/2017.

Queridos amigos de los diferentes medios de comunicación:

 

1.- Decía José Martí que la belleza consiste en que el florero no sea más que la flor a lo que nosotros agregaríamos que el vehículo no sea más importante que el pasajero, ni que la habitación sea más importante que el habitante, así como el templo no es más importante que nuestros fieles cristianos.

2.- Aun cuando continuamos con la etapa de emergencia en las diferentes zonas de damnificados, que ha incluido como primera acción, el no descuidar el resguardo elemental, el alimento, el medicamento, el agua y el vestido; y como segunda, la protección a través de elementos de higiene como lo son desinfectantes y sustancias para contener plagas; hemos ya iniciado la etapa de rehabilitación, y en esta semana arrancamos con las primeras acciones de reconstrucción a favor de nuestros hermanos en vulnerabilidad.

3.- La rehabilitación ha iniciado con las primeras participaciones económicas de nuestra Iglesia en México a favor de nuestros hermanos en Oaxaca, de forma especial en las diócesis de Tehuantepec y Mixes; así como en la Diócesis de Tapachula, Chiapas y a los hermanos de la Diócesis de Cuernavaca. Se trata de apoyos económicos para la operación de sus comunidades a través de sus sacerdotes, y a través de ellos, de apoyo directo a los pueblos más necesitados.

El inicio de esta etapa de reconstrucción se inició desde la primera semana posterior a los sismos, ya que para poder hacer un diseño de estrategias se tiene la necesidad de ubicar las afectaciones y sus alcances, para que al conocer la objetividad de los daños se pueda ejercer una acción responsable e inteligente con aquellos recursos que nuestra Iglesia y todos aquellos que han ofrecido diferentes manifestaciones de fraternidad a favor de nuestros hermanos en situación de vulnerabilidad.

En nuestro diagnóstico fue necesario escuchar a quienes están al frente de las comunidades y ver con los propios ojos las situaciones concretas que se padecen, de esta manera se tiene una mayor claridad sobre aquello que otros organismos ya están realizando y con quién lo realizan, así como también ubicamos las poblacionales que no han sido atendido del todo o que no han sido ni siquiera visibilizados ni a través de los diferentes medios ni de las redes sociales, tal como es el caso de Pavencul en Chiapas, Huamuchil en Oaxaca y Copalillo y Tlalcosotitlán en Guerrero.

Nuestra estrategia y aporte de reconstrucción material va muy unida a la rehabilitación de nuestras comunidades.

4.- En lo referente a la rehabilitación, hemos encauzado algunos recursos para que quienes tienen más carencias sigan operando pastoralmente.

Nos hemos hecho ya presentes con estrategias de apoyo psico-emocional para atender el estrés post-traumático; hemos iniciado con equipos de capacitación para la atención a víctimas, y centros de escucha que ofrecerán herramientas permanentes a aquellos que desde su propio dolor deben atender a sus hermanos en las diferentes expresiones de duelo. En esta estrategia se incluye el trabajo de la Dimensión de Justicia, Paz y Reconciliación, así como de la Pastoral de la Salud de la Pastoral Social Nacional.

Esta misma etapa incorporará proyectos de rehabilitación para espacios culturales, parques arbolados para familias, parques recreativos y juegos para niños, así como la creación o recuperación de espacios deportivos para jóvenes. Todo esto se realizará con la responsabilidad de las Dimensiones de Familia y Juventud en nuestra Iglesia.

También se ha elaborado un diagnóstico sobre necesidades sacerdotales, tanto en lo referente a las casas parroquiales como en referencia al estado de salud integral del ministro sagrado. Desde la Dimensión de Formación Permanente del Clero se ofrecerá la ayuda tanto en lo material como en el apoyo ministerial.

Tenemos ya un proyecto de recuperación de medios de vida para el apoyo de las fuentes de ingreso en la producción de alimentos, de pesca, agricultura y ganadería a través de la Pastoral Laboral.

Otro proyecto es el fortalecimiento de las oficinas de comunicación en las diócesis afectadas para que se encuentren en posibilidades de generar información que nos pueda ayudar a dar seguimiento a la emergencia y al proceso de los proyectos, esto a través de la Comisión de Pastoral de la Comunicación.

Otro elemento especial es la rehabilitación que se obtiene al recuperar los espacios educativos por lo que hemos implementado proyectos para trasladar comunidades religiosas para que lleven consuelo, evangelización así como ofrecer apoyo y estrategias de recuperación a favor de los colegios privados, eclesiales y no eclesiales, que resultaron dañados en el sismo para suscitar su recuperación y que no dejen de ofrecer esta oferta educativa. La Dimensión de Pastoral de Educación y Cultura junto con la Conferencia de Institutos Religiosos de México (CIRM) elaboran ya su propuesta de trabajo.

5.- Nuestra estrategia de reconstrucción está acotada por los recursos económicos con los que contamos y con aquellos que podemos agenciar con otras Cáritas hermanas en otros países, así como de algunas financiadoras que depositan su confianza tanto en la Conferencia del Episcopado Mexicano como en la Cáritas Mexicana.

Al momento se ha recaudado en la Colecta Nacional poco más de 17 millones 300 mil pesos.

CENTROS COMUNITARIOS: Tenemos ya un modelo de centros comunitarios construidos con base a perfiles de acero y soldadura, así como paredes de paneles metálicos con aislantes, los cuales podrán utilizarse en el momento actual como refugio, comedores públicos, para celebraciones eucarísticas, salones de sesión para apostolado, capacitación, y reuniones de los consejos, así como para la catequesis infantil, y que puedan re-utilizarse en otros momentos y espacios. Con la aportación actual de la Iglesia en México se pueden levantar suficientes unidades en los lugares damnificados, y esperamos que con la ayuda de otras Iglesias hermanas sean muchos más a favor de nuestros hermanos necesitados

CÁRITAS AYUDA A CÁRITAS: Como CARITAS MEXICANA estamos terminando ya la articulación en un proyecto nacional de apoyo directo de algunas Cáritas Diocesanas con posibilidades de ayudar a otras Cáritas que en este momento tienen carencias ante el escenario de la emergencia.

Las aportaciones que podrán incluir este apadrinamiento, son:

a) Proyecto de seguridad alimentaria: paquetes de cocina, enseres y agua.

b) Paquetes de higiene con cloro, jabón, detergente y agua limpia…

c) Mantener centros de acopio activos y la vinculación y distribución de ayuda, con la información más exacta y amplia posible. Incluir la campaña de envío seguro…

d) Equipo de apoyo de contención emocional (estrés postraumático). Equipo de psicólogos y terapeutas que animen en estos casos de pérdidas de seres queridos, del patrimonio, del trabajo, y que animen a las personas y a la comunidad.

e) Cursos especializados de capacitación: Tanatología, higiene laboral, alimenticio, de construcción, auxilios primarios.

 

Así mismo y desde Comisión Episcopal para la Pastoral Social-CARITAS en su equipo de EMERGENCIAS, con apoyo de la Secretaría General de la CEM: 

a) Implementaremos las herramientas necesarias para que la Iglesia en México pueda tener protocolos y estrategias de prevención y reducción de riesgos.

b) De la misma manera elaboraremos los protocolos de crisis o emergencias ante los siniestros para eventos futuros en cualquier lugar de México o fuera de él avalado por la CEM.

c) Coadyuvaremos la vinculación con diferentes organismos del sector empresarial, gubernamental así como de la sociedad civil, y con organismos del exterior.

Es así como están las cosas en este momento, y ponemos en las manos de Dios todo este trabajo realizado y el que se está por realizar, sabiendo que con Él todo es posible, pero sin Él no será posible nuestro sueño, ya que como lo menciona el Salmo 126: “Si el Señor no construye la Casa en vano se cansan los albañiles”.

Mil Gracias a todos los que han sido instrumentos de la Providencia de Dios, sabemos y estamos seguros de que el Señor conforme a su Palabra les recompensará con “el Ciento por Uno y con la Vida Eterna” (Mt 19,29).
Mons. Alfonso G. Miranda Guardiola

Secretario General de la CEM

y Obispo Auxiliar de Monterrey
Pbro. Rogelio Narváez Martínez

Secretario Ejecutivo de la

Comisión Episcopal de Pastoral Social

y Cáritas Mexicana