El Papa y la Santa Sede

América Latina ENCADENADA por la corrupción y la violencia, denuncia el PAPA

CADENASAmérica latina sigue encadenada a pesar de dos siglos de “libertad”

27/Octubre/2017, VATICANO

ACIPRENSA

EN el prólogo de un libro que analiza el proceso de independencia de América Latina dos siglos después, el Papa Francisco denunció las “cadenas de corrupción y violencias” que han afectado la historia de los países de la región.

EL Santo Padre escribió el prólogo de la nueva edición del libro “Memoria, Coraje y Esperanza. A la luz del Bicentenario de la Independencia de América Latina”, del profesor uruguayo Guzmán Carriquiry, Vicepresidente de la Comisión Pontificia para América Latina.

“UNA onda larga de depresión provocada por la crisis económica mundial, combinada por cadenas de corrupción y violencias, marcaron una transición hasta nuestra actualidad, en la que América Latina parece quedar en la zozobra y en la incertidumbre, con estructuras políticas resquebrajadas, incrementándose nuevamente la pobreza y ahondándose los abismos de la exclusión social para muchos”, dice el Santo Padre.

“NOS duele la Patria que no acoge y custodia, de hecho, a todos sus hijos. Anhelamos, sí, la Patria Grande, pero sólo será grande cuando lo sea para todos, y con mayor justicia y equidad”, agrega.

FRANCISCO se pregunta “¿qué es lo que está pasando en América Latina?”, “¿en qué queda el apelativo de continente de la esperanza?, ¿volvemos a confiar en ideologías que han demostrado fracasos económicos y devastaciones humanas?”.

“NECESITAMOS cultivar y debatir –responde él mismo– proyectos históricos que apunten con realismo hacia una esperanza de vida más digna para las personas, familias y pueblos latinoamericanos”.

A este respecto, “urge poder definir y emprender grandes objetivos nacionales y latinoamericanos, con consensos fuertes y movilizaciones populares, más allá de ambiciones e intereses mundanos y lejos de maniqueísmos y exasperaciones, de aventuras peligrosas y explosiones incontrolables. Más que acomodarnos en la indiferencia y la chatura, se nos desafía a levantar utopías de auténtica libertad y liberación integral, sostenidas por una renovada gesta patriótica’”.

EL Papa también escribe que en sus viajes apostólicos a países latinoamericanos, “he podido admirar nuevamente las energías de fe y sabiduría, dignidad y solidaridad, alegría y esperanza que laten en el corazón de nuestra gente y animan su ethos cultural”.