Pastoral Territorial

ASAMBLEA PARROQUIAL EN SANTA ROSA DE LIMA

image

No podemos quedar indiferentes ante la necesidad ajena…

16/12/2016. Zapopan, MÉXICO

En consonancia con el caminar de nuestra Iglesia Diocesana, la comunidad parroquial de Santa Rosa de Lima ubicada en la colonia Las Águilas, convocó a los diversos agentes de pastoral para trabajar en la evaluación y programación de nuestra tarea evangelizadora en la Asamblea Parroquial. Trabajamos durante cuatro días consecutivos de martes a viernes durante dos horas de oración, reflexión, análisis y planeación.

La dinámica que seguimos fue: el primer día, después de hacer un momento de oración encomendando nuestros trabajos, y bajo la guía del Padre Gustavo Alexis Márquez que hizo un repaso histórico sobre le caminar de nuestra iglesia local en lo que se refiere a las Asambleas y Sínodos Diocesanos que en distintas épocas han impulsado nuestro quehacer pastoral. Después de escuchar este recorrido, verdaderamente se quedaron sorprendidos los asistentes pues se dan cuenta que no sólo la parroquia tiene una historia de evangelización (44 años en nuestro caso) sino toda nuestra diócesis lleva un proceso y nosotros nos subimos a dicho andar. Esa fue la motivación para adoptar como nuestro el método propuesto y trabajar en los días consecutivos; hicimos una evaluación de las metas parroquiales del año saliente, de modo que pudimos constatar que algunos puntos no se cumplieron por diversos motivos, incluso que algunos de ellos, desde el momento de la planeación estuvieron mal planteados.

El segundo día, después de orar ante el Señor Sacramentado y reflexionar el pasaje de la viuda de Naín con la ayuda del Padre Alejandro López, nos confrontamos con el texto de la Palabra de Dios que nos impulsa a no quedar indiferentes ante la necesidad ajena, a salir al encuentro del que sufre una situación concreta, de no tener miedo de tocar al que está doliente y necesitado. De modo que pudimos llegar a algunos imperativos que el mismo Espíritu nos inspiró a través de la Palabra.

El tercer día, el Sr. Cura Rafael Ramírez Lamas nos invitó a realizar la parte central de nuestra Asamblea: el discernimiento. Después de revisar nuestra realidad, luego con el apremio de la Palabra de Dios, no podíamos quedar indiferentes, además sumamos a este discernimiento aquello que en la Asamblea Diocesana se trazó como meta, de modo que nuestro caminar fuera siempre en comunión. Este día fue especialmente arduo, pues costó el pensar cómo llegar con actividades concretas a responder a nuestra realidad, se planteó, se arguyó, se sopesó y se decidió por actividades concretas y medibles.

Finalmente, el cuarto día de nuestra Asamblea, concretamos las actividades indicando las fechas de su revisión, las personas encargadas de cada una de ellas y motivamos a que cada grupo parroquial, planeara enseguida sus propias actividades para luego poder plasmarlo en nuestra agenda parroquial. El cierre de nuestra asamblea fue un momento de convivencia y alegría entre los agentes de pastoral y miembros de las pequeñas comunidades que forman nuestra parroquia.