El Papa y la Santa Sede

Atendiendo a la voz del Papa Francisco, la Iglesia de Guadalajara sale a las PERIFERIAS

IMG-20171223-WA0050Desde hace ya algunos años, La Carpa Misionera Católica es un encuentro de la Iglesia en salida hacia los más necesitados, en esta ocasión, el parque “Rojo” en Guadalajara, fue el escenario para llevar la misericordia de Dios a quienes más la necesitan.

Francisco Morales, Año de Servicio Pastoral.

EL viernes 22 de diciembre, se llevó a cabo la séptima carpa misionera católica en el Parque Revolución, mejor conocido como el “Parque Rojo”, en el cruce de las avenidas Juárez y Federalismo en nuestra ciudad de Guadalajara; respondiendo al llamado de la nueva evangelización y a las palabras del Papa Francisco, “prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias comodidades” (EG 49).

Trabajo en conjunto

LA Iglesia existe para evangelizar (Cfr. EN 14). Sacerdotes, seminaristas y laicos comprometidos salieron al encuentro del pueblo santo de Dios para anunciar el kerigma y el amor misericordioso de Dios Padre. A lo largo de la jornada se acercaron cientos de personas a reconciliarse con el Señor, a hacer un momento de oración delante de Jesús en la Eucaristía, a visitar a la venerable imagen de la Virgen de Zapopan, acompañados de distintos grupos musicales evangelizadores que estuvieron tocando canciones de alabanzas y adoración.

LA pastoral urbana es un terreno fértil y una gran oportunidad para impulsar el VI Plan Diocesano de Pastoral, donde el kerigma debe ser el hilo conductor de todo proceso evangelizador (DA 278).

Tiempo de gracia

DURANTE todo el día alrededor de 15 sacerdotes estuvieron impartiendo el sacramento de la reconciliación, escuchando a los fieles con un corazón magnánimo, dispuestos a perdonar con un corazón sacerdotal. Fue una gran fiesta del perdón donde personas que tenían muchos años sin confesarse, a través de sus ministros, Cristo les salió al encuentro para volver a la casa del Padre.

EN el tiempo de adviento y a semejanza de Jesús el Buen Pastor que salió a buscar a sus ovejas, la Iglesia sale al encuentro de los más alejados y olvidados. Estamos viviendo un tiempo de gracia, un tiempo de misericordia, donde al amor supera al pecado, donde la misericordia rebasa a la justicia.

Misión por comenzar

SI las personas no se acercan a la Iglesia, es momento para reflexionar y replantearse en qué podemos mejorar. Un punto de partida para los sacerdotes lo dio Papa Francisco al decir que “los sacerdotes deben tener olor a oveja”, es decir, vivir con los fieles y al servicio de ellos; si ya no vienen a los templos hay que salir en su búsqueda para regresarlos al “redil”. Sacerdotes, seminario, agentes de pastoral y todo bautizado tiene el mandato misionero de ir a anunciar la buena nueva de Jesucristo Nuestro Señor, cada uno desde su vocación y lugar de trabajo.

LA gente necesita una Iglesia cercana, sencilla y con un rostro alegre. Es momento de re-evangelizar a nuestra ciudad haciendo presencia pastoral en medio de una gran ciudad que por tanto relativismo y consumismo ha olvidado lo más importante que es poner a Jesucristo como piedra angular de nuestra vida.