En México

CAMINO de los jóvenes en México, en el AÑO de la JUVENTUD

ADJAño de la Juventud

AÑO DE LA JUVENTUD

Del 22 de octubre de 2017 a octubre de 2018

 

LA Iglesia en México es consciente de la riqueza que representan los adolescentes y jóvenes para nuestra nación (cfr. Encuentro con los jóvenes Mexicanos, Papa Francisco. 2016), en comunión con toda la Iglesia Universal que se prepara para celebrar el Sínodo de los Obispos con el tema “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional” los Obispos de México hemos decidido declarar desde octubre de 2017 a octubre de 2018 el Año de la Juventud para nuestra Iglesia Mexicana, mismo que iniciará el próximo 22 de Octubre celebrando la Eucaristía en la Basílica de Ntra. Sra. De Guadalupe a las 13:00 hrs. con la asistencia  de jóvenes de todo el país.

ESTE tiempo privilegiado que viven los adolescentes y jóvenes de México es para nosotros un verdadero #MomentoDeGracia y, como tal este año que se proclama deseamos, se viva de manera intensiva la Misión Joven, una manifestación concreta de la opción preferencial que hacemos por la Evangelización de la Juventud y de la profunda convicción de que son los jóvenes un verdadero potencial para el presente y el futuro de la Evangelización en el mundo.

NO somos ajenos ante las luces y sombras que se viven día a día en el mundo juvenil, por esta razón, queremos profundizar el tema “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, mediante un programa de reflexión y acción que aliente el protagonismo del joven en la misión de la Iglesia en la transformación del mundo, de sus espacios vitales y comunidades. Que a través de este proceso de reflexión – acción se susciten los agentes de cambio que requiere nuestro país promoviendo la paz, la misericordia, el bien común, el desarrollo de los pueblos, la Civilización del Amor.

POR ello invitamos a todos los adolescentes y jóvenes y a la sociedad en general, a que mantengamos esperanza en el potencial que representan las nuevas generaciones para el presente y futuro de nuestro país. Que durante este año los esfuerzos por escuchar a los adolescentes y jóvenes, por parte de la sociedad, el gobierno y la Iglesia se intensifiquen no sólo de manera afectiva sino efectivamente. Que nuestra mirada hacia la juventud sea esperanzadora, reconociéndoles no como un problema sino como una riqueza.

ESTE Año de la Juventud, es el camino que queremos emprender para demostrar las grandes cualidades y talentos de la juventud, su riqueza, su esperanza, su dignidad. Que este caminar este unido al Sínodo de los Obispos, que esta aportación en este momento de la historia nos ayude a encontrar como Iglesia también las modalidades más eficaces de hoy para anunciar la alegría del Evangelio, el cual produce vida en plenitud.

NOS unimos en oración y les pedimos a todos sus oraciones y su apoyo en este Año de la Juventud, proclamado para impulsar la alegría a caminar con los adolescentes y jóvenes de México.

¡JOVEN, el Papa quiere escucharte! ¡La Iglesia, quiere escucharte!