Pastoral Territorial

CURSO de Inducción para los nuevos decanos

decanos nuevosEl Decano, promotor de comunión entre los sacerdotes y con el Obispo

Marzo 2017. Guadalajara, MÉXICO

Pbro. Pedro Rodríguez González

Después del nombramiento como nuevos Decanos, publicado el pasado 12 de Enero, a los pies de Nuestra Señora de Guadalupe, en su Santuario, los escogidos para esta encomienda fueron convocados a un Curso de Inducción que se realizó en los días 13, 14 y 15 de Febrero, en la Casa de los Misioneros de Guadalupe. Los invitados acudieron presurosos en su mayoría, con la presencia también de los Vicario Episcopales y el equipo Base de la Vicaría de Pastoral. Fue ésta una experiencia de comunión verdadera y activa participación.

Oportunamente se recordó que el Objetivo del presente curso era: “Ubicar a los Decanos y Vicarios Episcopales en el proceso diocesano a través de la reflexión de su ser y quehacer para favorecer la sinodalidad.

Nuevas generaciones

Vientos nuevos en la Iglesia Arquidiocesana de Guadalajara con el nombramientos de nuevos decanos, quienes no se pueden llamar nuevos solamente por ser de reciente nombramiento sino también por su marcada juventud; esta vez se tuvo la sensación de un relevo de generaciones porque la mayoría de los nuevos decanos tiene menos de 20 años de ordenación sacerdotal y por lo tanto se encuentran en su plenitud de facultades, de salud y ya con probada experiencia pastoral.

El entusiasmo de sacerdotes jóvenes los dispuso para participar activamente en todas las actividades programadas. El horario de cada día ofreció espacio para la convivencia, la oración y la reflexión.

¿Qué es un decanato, un decano y cuál es su función?

Estas preguntas fueron respondidas mediante las intervenciones tanto del Vicario General en comunión con el Equipo Base de la Vicaría y fue el motivo de reflexión en el primer día.

Es el manual de Funciones de la Diócesis quien nos ofrece la respuesta: “Para facilitar la cura pastoral mediante la actividad común, varias parroquias cercanas entre sí pueden unirse en grupos peculiares como son los decanatos” (c. 374,2)… Al frente del decanato está el decano”.

Nuestra Diócesis está dividida, en la pastoral territorial, en parroquias; varias parroquias forman un decanato; varios decanatos conforman una Vicaría. Al frente de cada Vicaría está el Vicario Episcopal. Y en lo que respecta al decano, el mismo Manual de Funciones nos dice: “El decano es un sacerdote “nombrado por el obispo después de oír, según su prudente juicio, a los sacerdotes que ejercen el ministerio en el decanato que se trata” (c.553,2).

Más adelante, el Manual de Funciones señala claramente el quehacer del Decano.
El decano tiene el derecho y el deber:

1) “De fomentar y coordinar la acción pastoral común en el decanato” (c. 555, 1,1).

2) ” De cuidar de que los clérigos de su distrito vivan de modo conforme a su estado y cumplan diligentemente sus deberes” (c. 555, 1, 2). Para esto ver los canónes 273 al 289.

3) “De procurar que las funciones religiosas se celebren según las prescripciones de la sagrada liturgia, se cuide diligentemente el decoro y esplendor de las iglesias y de los objetos y ornamentos sagrados…

También procurará que los sacerdotes participen en las reuniones de estudio; cuidará que no falten a los presbíteros de su decanato los medios espirituales; que a los sacerdotes enfermos no falten los auxilios espirituales y materiales; que se celebren dignamente los funerales de los que fallezcan…

El decano deberá visitar anualmente las parroquias de su decanato (cfr. c. 555, 4): pulsará y estimulará la formación integral de los sacerdotes; impulsará la pastoral de conjunto de acuerdo al plan diocesano cuidando, de manera especial, la formación de agentes; revisará los libros parroquiales (cfr. c. 958); cuidará así mismo se lleve una buena administración de los bienes eclesiásticos y se prevea la adquisición de terrenos para centros de culto donde sea necesario. Pasará informe de esta visita al vicario episcopal.

El decanato debe seguir siendo entre nosotros la estructura básica de la pastoral de conjunto: promover y expresar la eclesialidad y la unidad en torno al obispo, impulsar la pastoral integral y orgánica mediante la acción común. Con el Obispo. Asegurará la comunión con el obispo, fomentará su confianza y amistad, el cumplimiento fiel de sus directrices pastorales expresadas en el Plan diocesano, en el documento sinodal y otras directrices que vaya señalando, participará en la reunión anual del obispo con todos los decanos

La presencia y palabra del Sr. Cardenal José Francisco Robles.

El Arzobispo de Guadalajara mostró su cercanía e interés ante la nueva etapa que el nombramiento de estos nuevos decanos implica. Precisamente, esa mañana del 14 de Febrero, al celebrarse el Día de la Amistad, el purpurado los saludo fraternalmente como un gran amigo. Fue este un momento de gran comunicación entre el Pastor y sus colaboradores. No faltaron las preguntas y oportunas aportaciones.

Entre las motivaciones expresadas por el Arzobispo se mencionó la tarea de ser promotores de comunión en sinodalidad, es decir, de hacer camino juntos como ideal en el caminar de la Iglesia. Invitó a los nuevos decanos a servir mediante el cargo encomendado, a apoyar a los sacerdotes, a identificar las resistencias y buscar que ningún pastor de comunidad se quede atrás, porque se frena la marcha de toda la comunidad.

El cardenal Robles expresó también una palabra de aliento para estar al tanto de la realidad que vive nuestro pueblo que a veces eleva gritos de protesta, indignación y desesperanza y a retomar el compromiso de colaborar con la justicia y el derecho, buscando, desde el Evangelio, que el pueblo mexicano no sufra más.

Metodología

Durante el curso, nunca se perdió la dinámica de la metodología participativa y de los tres momentos que se emplean en la pastoral; se tuvo la oportunidad de Ver con los Ojos del Padre, es decir, de analizar la realidad actual de los decanatos; de Juzgar con los Criterios del Hijo, o iluminar los problemas con la Palabra del Evangelio; y de asumir los compromisos para Actuar al impulso del Espíritu Santo