En el Mundo

Daniel Ortega descalifica como mediadores a obispos incómodos

Segunda sesion del Dialogo nacional entre el gobierno de nicargu

Con el diálogo detenido pese haber dado inicio hace más de 50 días, Ortega se refirió al obispo auxiliar de Managua, Silvo Báez en estos términos: “él es más bueno para andar en eso. El día que estábamos inaugurando, instalando el diálogo, él era el que estaba lanzando los ataques. Entonces no puede ser mediador”. No obstante, su crítica no sólo fue hacia Báez sino a otros prelados.

08/Ago/18   Por: Jorge Flores / YoInfluyo

“Ha habido dos tres obispos que han roto con su papel de mediadores porque el día que se instaló el diálogo uno de ellos, tomando la palabra inició todo el respaldo a la oposición, ese obispo en eso momento, estaba restándole autoridad a la Conferencia Episcopal. Y ahí mismo, otro obispo mandando mensajes por el celular tuiteando a favor de la oposición y contra el gobierno”.

“Y eran dos en ese momento que estaban dañando la credibilidad de la Conferencia Episcopal como instrumento de mediación. Y nadie les llama la atención a ellos y nadie les decía que no podía ser así, y yo diría que sufrió un desgaste de credibilidad de la Conferencia Episcopal por la actitud de algunos obispos”, afirmó.

Cabe mencionar que quien llamó a los obispos a mediar en el conflicto fue el propio Ortega.

El número de muertos desde que comenzó la represión a mediados de marzo se cuentan en más de 350, incluso cifras del propio Ortega calculan que desde entonces son 195 muertos.
Por otro lado, el canciller de nicaragüense, Denis Mocada, busca que desde la Santa Sede se ordene a los obispos del país centroamericano que se retiren de las mesas de diálogo, a quienes considera el gobierno que “abiertamente se han puesto del lado de la oposición”.

Por su parte el Cardenal Brenes, Arzobispo de Managua, señaló el pasado 5 de agosto que “el traslado de un obispo no depende de las firmas que se recojan. Solamente si un obispo ha tenido una situación difícil, cuando ha llegado a la edad de 75 años o cuando el obispo pide su renuncia. Pero de otra forma el Vaticano no se deja llevar por solicitudes ajenas a la dinámica nuestra”.

Y asimismo indicó que no aceptarían “en ningún momento” el retiro de una de un obispo por presiones gubernamentales. “Nosotros hemos estado en el Diálogo como Conferencia Episcopal no como individuos”, afirmó.