Acontecimientos Diocesanos

Fruto de nuestras Asambleas Parroquiales vienen las METAS, ¿Cómo elaborarlas?

Las asambleas parroquiales se están llevando a cabo, es importante saber cómo han de elaborarse las metas que han de seguirse para la planeación pastoral del 2018.

EL tercer momento metodológico de nuestras asambleas parroquiales nos pide “Actuar bajo el Impulso del Espíritu Santo”, es decir, este tercer momento es el más operativo y con el cual podemos llevar a la práctica lo que el Marco doctrinal nos ha dado después de un serio discernimiento.

PARA este tercer momento,  hemos de tener en cuenta los RETOS y las EXIGENCIAS que como instancia descubrimos en nuestra comunidad a la Luz del MARCO DOCTRINAL; y una vez teniendo en cuenta esto, elaboraremos Metas y actividades para realizar acciones que nos lleven a dar una respuesta pastoral a estos aspectos.

PERO, ¿Cómo se elaboran las metas?, para responder esto recurrimos a lo que el VI Plan Diocesano de Pastoral nos explica sobre las metas y su elaboración:

“LA formulación de las metas es un momento clave de la planeación pastoral participativa, por lo que deben ser elaboradas por quienes las han de poner en práctica. Por esta razón es tarea de cada instancia eclesial establecer sus propias metas y su programación. UNA meta debe ser verificable (comprobable), específica (precisa), mensurable (medible), realizable (posible y viable), realista (práctica), temporal (plazos de realización). Cuanto más claras y precisas sean las metas, más eficazmente se pondrán los medios para conseguirlas, y si son alcanzables generarán una fuerza operativa motivadora que impulsa a seguir adelante. La precisión de metas combate la pereza, la indecisión, la dispersión, la improvisación, dando lugar a un mejor rendimiento. Las metas hacia un fin determinado son las que mueven a actuar, sin ellas no existiría conducta inteligente, sino conducta instintiva o refleja. Lo importante es tener claro lo que se quiere, pues esa claridad aparecerá también en la conducta diaria.

RECORDEMOS, por último, que después de enunciada la meta, se realiza la programación anual de cada instancia, señalando las actividades, los cómos, los tiempos, los lugares, los recursos, y los responsables, que nos ayudarán a llevar a cabo las metas que nos propusimos, como sugiere el siguiente esquema.

META:

Qué


Señala las actividades que vamos a realizar para lograr la meta
Cómo


Designa la modalidad (forma) como se va a realizar dicha actividad
Cuando


Señala los tiempos de inicio y de finalización de cada actividad
Dónde


Se marcan los lugares en dónde se va a realizar cada actividad
Quién


Cada actividad debe tener sus responsables
Con qué


Señala los recursos necesarios para lograr realizar cada una de las actividades”

ES importante recordar que mientras más claras y precisas sean nuestras metas, más eficazmente se pondrán los medios para conseguirlas.
UNA vez teniendo elaboradas nuestras metas, procederemos a calendarizar nuestras actividades, de acuerdo a las actividades que cada grupo propone para realizar.