El Papa y la Santa Sede

Iglesia Evangélica-Luterana de Finlandia en FRATERNIDAD con el Santo Padre

Eglise-évangélique-luthérienne-de-Finlande-©-Vatican-Media-740x493En un ambiente de comunión, el Papa recibió a la delegación de esta Iglesia finlandesa y les dio el siguiente mensaje.

25/Enero/2018, ROMA

ZENIT

“PORQUE hoy los luteranos y los católicos pueden confesar juntos la centralidad de la cuestión de Dios, (…) en el profundo sentido de fe en el Cristo crucificado y resucitado, que podemos ahora testificar juntos”.

EL Papa Francisco ha recibido esta mañana, 25 de enero de 2018, en audiencia a una delegación de la Iglesia Evangélica-Luterana de Finlandia, con motivo de la peregrinación ecuménica anual en Roma, para celebrar la Fiesta de San Enrique, patrón del país.

OFRECEMOS la traducción rápida, de trabajo, del discurso que ha ofrecido el Papa Francisco en esta audiencia.

Discurso del Papa Francisco

QUERIDO hermanos y hermanas:

OS doy la bienvenida con motivo de vuestra peregrinación a Roma, ahora que es el aniversario anual con motivo de la fiesta de San Enrique. Agradezco al obispo luterano de Espoo por sus amables palabras. A medida que la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos termina, volvamos con pensamiento, lleno de alegría, en la conmemoración de la Reforma del año pasado, que se ha fortalecido y profundizado, en nuestro Señor Jesucristo, la comunión entre luteranos, católicos y sus socios ecuménicos en todo el mundo. Esta conmemoración común sigue siendo una oportunidad fructífera para el ecumenismo, porque no marcó un punto de llegada, sino un punto de partida en la búsqueda ecuménica de la unidad que es plena y visible entre nosotros, bajo el triple signo de gratitud, arrepentimiento y Espero, las tres son indispensables si realmente queremos sanar nuestra memoria. No es casualidad que nuestros esfuerzos avancen hacia el estudio de una cuestión ecuménica prioritaria sobre la que pretendemos intervenir en el futuro, a saber, la cuestión de la naturaleza de la Iglesia.

ESENCIAL para la conmemoración común de la Reforma en todo el mundo fue la dimensión ecuménica de nuestra oración y nuestras reuniones, en las que no ha habido rastros de diatribas y conflictos del pasado. Nuestra conmemoración fue celebrada en un espíritu muy diferente, ya que hemos entendido el evento de la Reforma como una invitación a enfrentar junto con la pérdida de credibilidad del cristianismo, una invitación a dar una fuerza renovada a la confesión común del Dios Uno y Trino. El año que acaba de terminar nos recordó el momento en que la unidad entre los cristianos aún no se había roto. Esta es la razón por la cual los luteranos y los católicos pudieron celebrar la conmemoración de 2017 solo de una manera: en la comunión ecuménica.

CON alegría y gratitud recibo hoy de sus manos el documento recientemente realizado por la Comisión de Diálogo Luterano-Católico de Finlandia, titulado “Comunión creciente. Declaración sobre la Iglesia, la Eucaristía y el ministerio”. En estos contenidos cruciales pueden verse los temas decisivos alrededor de los cuales puede y debe llevarse el diálogo ecuménico. De hecho, después del consenso alcanzado entre luteranos y católicos sobre cuestiones fundamentales relacionadas con la doctrina de la justificación, las implicaciones eclesiológicas de este acuerdo deben necesariamente ser parte de la agenda de diálogos ecuménicos.

NUESTRO servicio ecuménico consiste, precisamente en una época en la que las sociedades están en gran parte secularizadas, en presenciar la presencia del Dios viviente, porque el principal desafío común en el ecumenismo es reafirmar la centralidad de la cuestión de Dios, no de ningún Dios, sino de ese Dios que nos reveló su rostro concreto en el hombre Jesús de Nazaret.

PORQUE hoy los luteranos y los católicos pueden confesar juntos la centralidad de la cuestión de Dios, fue posible realizar una conmemoración ecuménica de la Reforma, y esto no en un sentido meramente pragmático, sino en el profundo sentido de fe en el Cristo crucificado y resucitado, que podemos ahora testificar juntos. Al hacerlo, asumimos la gran responsabilidad ecuménica que se recuerda efectivamente en la conmemoración de la reforma de 2017.

LA Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que cada año coincide con su peregrinación, se centra en el tema “Tu mano es poderosa, Señor” (véase Ex 15: 6) y nos recuerda la situación de necesidad grave en muchas personas viven en muchas partes del mundo, para quienes debemos salir al campo, unidos por el mismo compromiso ecuménico. En plena humildad, recemos a nuestro Señor Jesucristo para que, por su gracia, los cristianos de todo el mundo podamos ser instrumentos de su paz. Que Él siempre nos ayude, entre los pueblos divididos, a trabajar juntos como testigos y siervos de su amor que sana y reconcilia, santifica y glorifica su nombre. Continuamente pedimos el apoyo de la gracia de Dios y la iluminación del Espíritu Santo, que nos lleva a la verdad completa. Renovar mi cálida bienvenida, invoco de todo corazón la bendición de Dios para ustedes y para todos los cristianos en Finlandia.