Proceso Diocesano

LA ASAMBLEA DIOCESANA 2014 ASUNTO DE TODOS.

Todos los agentes debemos involucrarnos.

¿Quiénes participan físicamente?

 

Es un asunto que corresponde a todos los agentes, especialmente a todos los sacerdotes, pero todos comprendemos las limitantes prácticas para la logística, la organización y la atención de los convocados, entonces se ha optado por la representatividad en la participación. Así que estarán en este gran evento arquidiocesano aquellos agentes que deben estar por su oficio en las distintas instancias de nuestra Iglesia particular y los que sean elegidos para dicha participación.

Esto nos dice de la importancia de la encomienda, cada participante lleva sobre sus espaldas, en su mente y en su corazón la voz de sus representados, que deberá trasmitir lo más fielmente posible.

De hecho ya se está haciendo llegar el material de subsidio sobre la Naturaleza de la Asamblea. De ahí que es necesario que los Vicarios Episcopales y los Decanos envíen los datos de los laicos que participarán para que se les haga llevar la convocatoria del Señor Cardenal y el material indispensable que los prepare adecuadamente.

De ese documento Asamblea Diocesana ponemos a consideración dos números:

8.- El espíritu de todos los participantes de la Asamblea Diocesana debe ser de profunda eclesialidad. Como discípulos  misioneros se procurará vehementemente que todo trabajo sea movido sólo por el amor a Cristo y a la Iglesia. Se ha de buscar el bien común de toda la Comunidad Eclesial, más allá de intereses personales o de grupo. Animados por el Espíritu Santo, conviene buscar una mayor eficacia en la tarea evangelizadora para que llegue la Buena Nueva, sobre todo a aquellas personas de las que, como Iglesia, nos hemos alejado o hemos permitido que se alejen.

9.- El clima de la Asamblea Diocesana es de fraternal solicitud por escuchar lo que el Espíritu nos está diciendo por medio de la voz del que toma la palabra. Por esta razón, se han de propiciar momentos fuertes de escucha de la Palabra y de celebración gozosa de la fe común, que favorezcan ese clima de discernimiento y de fraternidad.

El documento enviado a los participantes consta de siete apartados:

I.- Naturaleza de la Asamblea Diocesana.

II.- Finalidad de la Asamblea.

III.- Preparación y desarrollo de la Asamblea.

IV.- Método de la Asamblea Diocesana.

V.- Participantes

VI.- Organización de la Asamblea Diocesana.

VII.- Proyección de la Asamblea Diocesana.

Es un total de 32 números que nos ponen en contacto con este acontecimiento.

Ahora veamos quienes participan.

PARTICIPANTES

El Sr. Arzobispo convoca y preside la Asamblea Diocesana. Los demás participantes serán representantes de todas las instancias de la Iglesia de Guadalajara; unos lo son por oficio, otros por elección o por designación.

Los participantes por oficio son:

Obispos Auxiliares,

Vicario General,

Secretario Canciller,

Ecónomo de la Diócesis,

Vicario Judicial,

Rector y Vice-rector del Seminario Diocesano,

Vicarios Episcopales y Decanos,

Miembros de la Vicaría Episcopal de Vida Consagrada,

Encargados de Comisiones y Secciones Diocesanas,

Rector o representante de la UNIVA,

Director del Instituto Bíblico Católico,

Director del Instituto de Ciencias Teológicas

Miembros del Equipo Base de la Vicaría Episcopal de Pastoral.

Los participantes por elección son:

2 miembros del Colegio de Consultores

2 miembros del Honorable Cabildo Metropolitano,

2 miembros del Consejo Presbiteral,

2 miembros del Consejo de Economía

3 representantes laicos de cada decanato,

7 seminaristas diocesanos,

7 personas invitadas que ejerzan un liderazgo social en la Diócesis de Guadalajara.

El Sr. Arzobispo designará directamente a las personas peritas, que por el tema a tratar o por su experiencia en el campo pastoral, pueden aportar elementos importantes para el discernimiento pastoral, y que no participan ni por oficio ni por elección.

Lo más importante es que todos debemos estar involucrados en la oración por La Asamblea, especialmente en esta fase de la preparación próxima para ese 25, 26 y 27 de junio de 2014.

.

El docomento enviado

DOS PUNTOS FUNDAMENTALES PARA LA ASAMBLEA DIOCESANA:

I.- La oración de todo el pueblo de Dios

II.- La preparación de los asambleístas.

I.    La campaña de oración es la fortaleza, la inspiración, la luz del Espíritu, la mano del Señor. Los Participantes llevarán más que en sus hombros, en su corazón, la confianza y la esperanza de nuestro pueblo católico, en este ámbito de nuestra Provincia eclesiástica y en este momento privilegiado que el Pastor Supremo ha dispuesto en la Asamblea.

Es preciso que en cada parroquia, en cada templo y en cada Eucaristía de la Diócesis, se eleve el fervoroso rumor que consigue las gracias de Dios.

Por otra parte los hermanos Sacerdotes, religiosos y laicos, que por oficio, por derecho y por elección, son llamados por el Señor Cardenal don José Francisco Robles Ortega, que se preparen y acudan con toda la diligencia y participación que tan alta encomienda requiere.

CUANDO SE QUIERE SE PUEDE.

Lo que se quiere, lo que se ama se consigue. Por eso aquellos agentes que tienen el deber y la invitación para estar en la Asamblea han de abrir espacio en sus agendas, han de estar no solo dispuestos a participar sino hacerlo dando lo mejor de sí, estando en su mejor forma.

II.  El Señor Arzobispo convoca y preside la Asamblea Diocesana. Los demás participantes que representarán a todas las instancia de la Iglesia de Guadalajara, son verdaderamente insustituibles, imprescindibles; unos lo son por oficio y otros por elección o por designación.

Participantes por  oficio:

1.- Obispos Auxiliares.

2- Vicario General.

3.- Secretario Canciller.

4.- Ecónomo de la Diócesis.

5- Vicario Judicial.

6.- Rector y Vice-rector del Seminario Diocesano.

7.- Vicario Episcopales y todos los Decanos.

8.- Miembros de la Vicaría Episcopal de Vida Consagrada.

9.- Encargados de las Comisiones y Secciones Diocesanas.

10.- Rector o representante de la UNIVA.

11.- Director del Instituto Bíblico Católico.

12.- Director del Instituto de Ciencias Católicas.

13.- Miembros del Equipo Base de la Vicaría Episcopal de Pastoral.

Participantes por elección:

14- Dos miembros del Honorable Cabildo Metropolitano.

15.- Dos miembros del Consejo Presbiteral.

16.- Tres representantes laicos de cada decanato. (El decano promueva la elección y envíe los nombres a la Vicaría de Pastoral lo más pronto posible).

17.- Siete seminaristas diocesanos.

18.- Siete personas invitadas que ejerzan un liderazgo social en la Diócesis  de Guadalajara.

Se ha estimado que el total de participantes será alrededor de 400 personas.

Todos ellos asumirán el honor, el deber y la responsabilidad de, movidos por la fe, el amor a Cristo y a su Iglesia, encontrar los signos que nos marquen el camino pastoral. En sus manos estará el material recibido y, como en aquellos tiempos maravillosos, de los Ancianos elegidos por Moisés, como en la elección de los Primeros Diáconos de la Naciente Iglesia, como los participantes en el Concilio de Jerusalén, como todos ellos, Pablo, Bernabé, Pedro y Silas, encontrarán el sabio consejo, los signos claros que iluminen esta hora y este mundo que Dios pone en nuestras manos.

Nuestra Iglesia ha de transitar felizmente en la oración y en la participación.