Acontecimientos Diocesanos

La ASAMBLEA diocesana de Pastoral, un espacio para crecer en COMUNIÓN.

35970464_1046992572127826_6520173535476842496_nSe percibe cada vez más y con mayor fuerza que la Asamblea es un espacio para  proponer y aportar un nuevo rumbo para nuestro caminar pastoral.

SEM. JOSÉ MANUEL GUTIÉRREZ ALVIZO

PARTICIPAR de la Asamblea Diocesana de Pastoral es en resumidas cuentas una oportunidad para conocer cómo es qué el Espíritu Santo guía la Iglesia por caminos siempre nuevos al servicio de los demás.

POR ello, con gran alegría y anticipación el Equipo Base de la Vicaria Diocesana de Pastoral,  encabezado por el Señor Cardenal José Francisco Robles Ortega, promueven y animan a la participación de todas las instancias eclesiales de nuestra Arquidiócesis a formar parte de este momento decisivo en nuestra Iglesia particular de Guadalajara.

LA Asamblea Diocesana de Pastoral es el culmen de un trabajo que se ha llevado con anticipación en las parroquias, decanatos y Vicarías, así como en las instancias de la Vida Consagrada, Seminario Diocesano y las Distintas comisiones y secciones. Un caminar, un proceso que nos invita siempre a ir hacia delante “sin prisas pero sin pausas” como lo ha dicho el Cardenal Robles.

DEL 20-22 de Junio, congregados en la siempre espaciosa casa del Seminario Menor, los agentes de Pastoral de la Diócesis, elegidos en Representatividad de sus distintas comunidades, se dieron puntual cita para estos días de trabajo, que iniciaron día con día a los pies del Señor, en ambiente de oración y discernimiento.  Es importante resaltar que la mayor fuerza que tiene la Arquidiócesis, los laicos, brillaron por ser la mayoría de los participantes, demostrando que la fuerza laical es la mayor fortaleza para hacer presente la transformación de estructuras en las comunidades.

LAS  jornadas de trabajo se tornaron ágiles, participativas, amenas, demostrando que a la fecha, la metodología participativa va impregnando en cada uno de los agentes de pastoral, que dando sus atinados aportes enriquecieron las posturas para dar la mejor respuesta ante la pregunta de ¿Cómo debe ser la Iglesia que Cristo quiere? A fin de obtener retos y exigencias que nos encaminen a encausar nuestro caminar.

LOS plenarios y momentos de discernimiento fueron sin duda un momento de enriquecimiento en las diferentes posturas y opiniones que cada equipo daba a favor de sus resultados, y en un verdadero ambiente de apertura se elegía lo que por incidencias o consenso era lo mejor para nuestra Iglesia Particular.

EL  ultimo día de nuestra jornada, se caracterizó por ser un día festivo, y cómo no habría de serlo , si en un verdadero ambiente eclesial se dieron los resultados para que desde nuestros aportes nuestro Pastor, el Cardenal Robles, pueda ver en ellos la Luz del Espíritu Santo, y motivar las acciones de camino y transformación que nuestra Iglesia necesita; por ello en la Eucaristía y al compartir el “Pan y la sal” nos unimos en Comunión como un solo Cuerpo, como una sola Iglesia, que decidida a salir de sí misma busca hacer presente en el mundo el Reino de Dios.