En el Mundo

La IGLESIA colombiana se pronuncia ante EUTANASIA a MENORES

EUTANASIAObispos advierten que aprobar eutanasia de menores viola la dignidad humana

26/Octubre/2017, BOGOTÁ

ACIPRENSA

LA Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), expresó su preocupación por el fallo de la Corte Constitucional que abre las puertas a la eutanasia de menores y advirtió que este acto de poner fin deliberadamente a la vida de un ser humano “es una grave violación a la dignidad de la persona”.

SI bien el fallo tiene fecha 25 de agosto de 2017, recién ha sido dado a conocer por la prensa local. El Tribunal dio al Ministerio de Salud cuatro meses para dar un reglamento que permita a las Empresas Promotoras de Salud (EPS) aplicar la “muerte digna” a los menores de edad y “no sean víctimas de un trato cruel e inhumano derivado de la negación de su derecho a
morir dignamente”.

“LOS Obispos católicos de Colombia recibimos con profunda preocupación las recientes decisiones de la Corte Constitucional en torno a la eutanasia, particularmente cuanto se refiere a su aplicación para menores de edad”, expresó el Episcopado en su comunicado del 26 de octubre.

LOS obispos señalaron que “la eutanasia, que es el acto de poner fin deliberadamente a la vida de un ser humano, es una grave violación a la dignidad de la persona”.

“LLEVA a los ancianos, a los enfermos y a los que tienen algún tipo de limitación a pensar que su existencia es menos digna y valiosa, y, por lo tanto, a cerrar las puertas de su esperanza”, señalaron.

ASIMISMO, advirtieron que “el propósito de la reglamentación ordenada por la Corte va en contra del principio constitucional de defensa de la vida (artículo 11) y abre las puertas para que la sociedad llegue a legitimar la supresión de algunas personas y la negación de los más débiles y necesitados”.

LOS obispos recordaron que en su reciente visita a Colombia, el Papa Francisco “nos habló de la vida y de la defensa de la misma; pero también nos invitó a estar atentos frente a las densas tinieblas que la amenazan y la destruyen, entre ellas el ‘irrespeto por la vida humana que siega a diario la existencia de tantos inocentes’”.

POR ello, pidieron “a los legisladores y a los profesionales de la salud que tomen en consideración las implicaciones morales, éticas y sociales que este tipo de determinaciones conlleva”.

“LES recordamos el llamamiento que hizo el Papa Francisco para que asuman ‘decisiones valientes y contra corriente’ en defensa de la vida, especialmente de la de los más pobres y débiles. Solo tendremos una sociedad en paz y con bienestar si se sigue promoviendo una cultura de la vida”, señalaron.

EN ese sentido, los prelados llamaron a los colombianos a “profundizar en la vida como el don más grande y maravilloso de Dios, así como la base de los derechos fundamentales de todas las personas. Fomentemos acciones que mitiguen la cultura facilista, del descarte y hedonista, que lleva a considerar que sea una solución provocar la muerte de un hermano”.

TAMBIÉN los obispos exhortaron a “dirigir más esfuerzos a la prestación digna, eficaz y humanizante de los servicios de salud. Estos deben estar disponibles de forma equitativa para todos los ciudadanos”.

FINALMENTE invitaron a “multiplicar las acciones para que acompañen y alivien los sufrimientos de los enfermos: ‘el clima de solidaridad fraterna disipa y vence el clima de soledad y la tentación de desesperación’”.