El Papa y la Santa Sede

“Las VÍRGENES consagradas son la imagen de la Iglesia como esposa de Cristo”

20170730-eucaristia-press-2-3_gSe presentó el nuevo documento titulado: Instrucción ‘Ecclesiae Sponsae Imago’ sobre el orden de las vírgenes consagradas.

4/Julio/2018, VATICANO

ZENIT

LA Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica presenta la Instrucción Ecclesiae Sponsae Imago(Imagen de la Iglesia como esposa de Cristo) retomando la definición de Ordo virginum ‘Consagración de las vírgenes’.

DESPUÉS del Rito litúrgico y las normas contenidas en él, la Instrucción es el primer documento de la Sede Apostólica que profundiza la fisonomía y la disciplina de esta forma de vida, ha explicado el Card. João Braz de Aviz, Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, en la presentación del texto, este miércoles, 4 de julio de 2018.

“LAS vírgenes consagradas son la imagen de la Iglesia como esposa de Cristo”, de esta manera el decreto de la Sagrada Congregación para el Culto Divino que, bajo el mandato del beato Papa Pablo VI promulgó el nuevo Rito de Consagración de las vírgenes, presentaba a las mujeres consagradas en el Ordo virginum. Era el 31 de mayo de 1970.

Rito restaurado

COMO sucedía en las comunidades apostólicas en la edad patrística, después de siglos se concedía también la posibilidad de recibir esta consagración a las mujeres que permanecen en su entorno de vida normal, y ya no estaba solamente reservada a las monjas, ha indicado el cardenal João Braz de Aviz.

DENTRO de dos años, en 2020, el Rito restaurado celebrará su 50 aniversario, ha anunciado el Prefecto: en el último medio siglo, con el redescubrimiento de la Iglesia particular, esta peculiar vocación femenina ha sido conocida y amada en todo el mundo.

LAS vírgenes consagradas están presentes en todos los continentes, en numerosas diócesis, y ofrecen su propio testimonio de vida en todos los ámbitos de la sociedad y de la Iglesia. En 2016, durante el Año de la Vida Consagrada, una estadística aproximada estimó por defecto la presencia de más de cinco mil vírgenes consagradas en el mundo, en continuo crecimiento.