En Guadalajara

Marchan por la paz en Ocotlán, Jalisco

marcha x la paz 1El lunes 30 de marzo a partir de las seis de la tarde, miles de personas marcharon por las calles de Ocotlán para exigir un alto a la violencia.

Rebeca Ortega Camacho

Tras los hechos violentos, en la comunidad de Ocotlán, ocurridos el pasado 19 de marzo, cuando una balacera entre criminales y elementos de la Gendarmería dejó once personas muertas, tres de ellas civiles ajenos a los grupos que se enfrentaron, los ciudadanos de esta región se encuentran con miedo y a la expectación de nuevos hechos violentos.

Para contrarrestar la turbación y mostrarse cercanos a sus fieles, el Decanato de Ocotlán organizó una marcha por la paz e invitó al Arzobispo de Guadalajara, Cardenal José Francisco Robles Ortega, a participar de la Celebración Eucarística para transmitir un mensaje de esperanza a los pobladores.

Vestidos de blanco, niños, jóvenes y adultos se unieron a esta iniciativa. Desde las diez parroquias involucradas, salieron las marchas y se congregaron en la plaza principal de Ocotlán. El atrio del Templo del Señor de la Misericordia se adecuo para Celebrar la Eucaristía.

La Misa comenzó a las 19.13 horas, fue presidida por el Cardenal Francisco Robles y concelebraron los Sacerdotes de las parroquias asistentes.

“Rey Pacífico”

En su homilía el Cardenal señaló: “En esta Semana Mayor vamos a ser testigos una vez más de la violencia injusta que se ha cometido en un hombre, el más justo, el único justo, el verdadero justo, Jesucristo Nuestro Señor.

“Él pasó por el mundo haciendo el bien y vamos a ser testigos como a él siendo justo, siendo pacifico, hombre de bien, se le
infringió la muerte más violenta. Ante ese acto de violencia tan injusta y tan cruel, Jesucristo Nuestro Señor nunca reaccionó de manera violenta, al contrario, recordamos sus últimas palabras, “Padre, Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”; por eso los discípulas y discípulos de Cristo ante los acontecimientos de violencia, ante acontecimientos de injusticia reaccionaron de muchas maneras, la primera que se nos ocurriría sería reaccionar con violencia también, pero precisamente porque somos discípulas y discípulas de un Rey Pacifico, de un hombre bueno y justo nosotros queremos reaccionar ante la violencia como lo estamos haciendo esta noche, reunidos en torno a la mesa, en torno al altar, para reafirmar nuestra condición de hijos e hijas de Dios.

“Tenemos que vigilar, y ser claros y directos con nuestras autoridades para pedirles, no una dádiva, sino que cumplan con su deber de hacer valer la Ley, y de hacer prevalecer la justicia, porque ellos tienen el deber de velar por nuestra vida. Debemos ser exigentes, no violentos, sino con argumentos y razones”, sentenció el Arzobispo de Guadalajara, Cardenal José Francisco Robles Ortega, en su Homilía dictada durante la celebración de la Misa por la Paz, realizada en el atrio del Templo del Señor de la Misericordia, en Ocotlán.

Ahí el Purpurado se refirió a nuestras autoridades, quienes dijo, nos visitaron para pedirnos el voto y a cambio nos ofrecieron que nos iban a cuidar. Por ello, señaló, tenemos la obligación de ser pacíficos como Jesucristo, nuestro Rey Pacífico, pero no pasivos. “Tenemos que ser pacíficos proactivos”.

El Arzobispo de Guadalajara hizo un llamado a cuidar de los niños y adolescentes, quienes se convierten en presa fácil de los delincuentes. Además, dijo, como sociedad debemos ser valientes para denunciar, de lo contrario, nos convertimos en cómplices de quienes sólo buscan hacer el mal.

“Si queremos paz, sana convivencia y justicia, debemos comenzar a velar por los más pequeños, porque sabemos cómo se comienzan a dañar y cómo se hacen agentes de la violencia y del mal”, concluyó el Purpurado.

Antes de terminar la Misa, a los asistentes se les repartió la oración por la paz y a una sola voz se rezó.
Queremos ser escuchados

Sacerdotes y laicos que participaron en la marcha por la paz, coincidieron en la importancia de trabajar por una sociedad sin violencia.

P. Martín Gómez González, Parroquia San Pedro Pescador, Ocotlán

“La marcha es una respuesta de nuestra fe ante este acontecimiento nada agradable que sucedió el pasado día 19 de marzo. Fue una reacción espontánea, una reacción desde la fe que ofrecemos y que al oír las palabras de nuestro Pastor nos consuela y nos anima”.

María Esther Godínez, Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús

“Una marcha muy preciosa, queremos paz en nuestro Ocotlán, porque era un pueblo magnifico y hermoso y ahorita tenemos miedo. Esperamos que las autoridades nos escuchen”.

Walter Benjamín Tamayo, San Felipe de Jesús

“Es una experiencia muy bonita porque la gente de Ocotlán se organizó para estar con todo el pueblo, para demostrar que queremos paz. A través de la marcha y la misa le pedimos a Dios por las personas que murieron y por las personas malas para que cambien y se vea un mejor futuro”.