En Guadalajara

Mons. Héctor, un HERMANO alegre, servicial y cercano

Captura de pantalla 2018-04-10 a la(s) 15.59.16La hermana menor de Monseñor Héctor, Erika Rocío López Alvarado, expresó que su hermano es alegre, servicial, sencillo

Por: Rebeca Ortega Camacho

EL Obispo Héctor López Alvarado es hijo del matrimonio formado por Candelario López Hernández (+), mecánico de profesión, y Juanita Alvarado Trujillo (+), ama de casa; ambos originarios de Teocaltiche, Jalisco. Es el octavo de 10 hermanos: María de la Luz, Miguel, María de Jesús, Jaime Antonio, Alicia, Francisco Javier, María Dolores, Héctor, José Manuel y Erika Rocío.

EN entrevista para ArquiMedios, la hermana menor de Monseñor Héctor, Erika Rocío López Alvarado, expresó que su hermano es alegre, servicial, sencillo y siempre muy cercano. “De niños recuerdo que, en una ocasión, él y otro de mis hermanos, Manuel, me hicieron un festejo en casa y ambos se pintaron de payasitos; siempre trataban de protegerme y hacerme muy bonito todo. No era travieso, era muy tranquilo. Mi mamá siempre tenía de todos alguna travesura que contar, pero en el caso de mi hermano Héctor no había.

“EnN casa se vio con gran orgullo el hecho de tener un hermano, primero que se interesaba por ser sacerdote y ya después que llegó al  culmen. Yo crecí viendo esa figura, desde pequeño siempre se mostró como una persona más entregada a Dios, siempre hubo ese testimonio de vida. Mis papás siempre estuvieron muy orgullosos de tener un hijo como él, porque fue una persona que siempre les dio muchas alegrías.

Dos vocaciones en la familia

LA familia López Alvarado fue bendecida por tener dos vocaciones: el Padre Héctor y Fray Jaime Antonio, actual Sacerdote en la Orden de los Carmelitas Descalzos. Primero fue Héctor, que desde pequeño mostró ese interés y mi otro hermano fue en una edad adulta que recibió el llamado, él es religioso.

““Mi mamá era una persona de mucha oración y de un testimonio de vida; creo que ella influyó mucho por el tipo de educación que recibimos por parte de ella”. – Tener dos vocaciones en la familia – “fue algo muy inesperado para la familia; tener un sacerdote es una gran bendición, mi otro hermano estaba en una edad adulta cuando recibió el llamado, fue algo muy inesperado, pero a todos nos dio mucha alegría y en especial a mis papás; siempre estuvieron muy orgullosos de ellos”.

Es un gran apoyo para la familia

Ante el cuestionamiento, ¿cómo describe a su hermano como persona?, Erika manifestó: “es fraterno, una persona muy recta, siempre se muestra muy cercano  a las demás  personas. Es muy alegre y demuestra gran empatía con los demás; además, está muy alerta a las necesidades de otros, es una de las virtudes que yo valoro mucho de él, porque siempre nos apoya; ve las necesidades de los demás y no necesitas decirle que te hace falta, sino que él está cercano en todo sentido. También le gusta mucho la fotografía, le encanta el cine, la música. Cuando hacemos reuniones, él está al pendiente de guardar esos momentos que son mágicos.

“SIEMPRE tiene muchas ocupaciones, como ha tenido muchos cargos, pero se da el tiempo de estar con la familia, de recibir una llamada, no importa la hora que sea. Él siempre está alerta y disponible para ayudar. No tiene día de descanso y él se deja al último”.

Nunca lo imaginé

TODOS sus hermanos se enteraron de la noticia por terceras personas y no lo podían creer. “Fue algo muy sorpréndete, a pesar de que yo veía mucha virtudes en él, nunca lo imaginé”. Cuando me pude comunicar con él, coincidió que iba saliendo de una rueda de prensa donde se dio a conocer la noticia, mi primera impresión fue regañarlo y decirle porque él no me había dado la noticia, él me comentó todo lo que hay detrás, que se les dice a ellos primero y deben mantener mucho sigilo hasta que salga en los medios.

“TODOS tuvimos una vivencia del cómo nos enteramos, hubo quienes por terceras personas; una de mis hermanas hasta que lo vio en las noticias en la tele, pero nos dio muchísimo gusto a todos. Una noticia que no podíamos creer”, dijo la entrevistada.

FINALMENTE, compartió unas palabras de felicitación para su hermano Héctor. “Gracias a Dios que le dio licencia de formar parte de sus discípulos; creo que en gran parte se lo debe mucho a las oraciones de toda la gente que lo quiere y de muchas personas que aunque no estén muy cercanas a él, oran por todos los sacerdotes. Creo que Dios vio la virtud en él, de que es una persona muy entregada a su comunidad y a las personas; ahora, va a estar más al servicio de todos”.