En México

NUNCIO en México agradece oraciones y asegura que su salud mejora rápidamente

IMG_0840El Nuncio Apostólico en México, Mons. Franco Coppola, agradeció  las oraciones por su pronta recuperación, “mi condición está mejorando rápidamente”aseguró.

MONS. Coppola expresó también su “agradecimiento especial” a “todos los mexicanos quienes, enterados de lo que me había ocurrido, me han testimoniado su cariño y me han apoyado con su oración”.

EL Nuncio sufrió un accidente de tránsito en Roma, Italia, el 10 de febrero. Resultó con cinco costillas y el pie fracturados.

SU recuperación, dijo en un mensaje publicado en esa ocasión, tomaría 40 días.

EN su nuevo comunicado a través de su perfil de Facebook, este 3 de marzo, Mons. Coppola indicó que “les agradezco por las oraciones con las que me están acompañando: ¡siento el beneficio, sobre todo la gracia de la paciencia!”.

“GRACIAS a todos los que han querido expresarme su cercanía en tantas formas, y discúlpenme si mi condición no me ha permitido responderles”.

“DESEO actualizarlos un poco, también evitar preocuparlos demasiado, dado que mi condición está mejorando rápidamente”, añadió.

TRAS los “primeros días muy difíciles”, su cuerpo “lentamente, día tras día, mi organismo ha comenzado a reacionar”, explicó.

MONS. Coppola dijo que “las contusiones y los hematomas se están reabsorbiendo, el pie izquierdo y la pierna han recuperado su fuerza, solo el brazo y la mano izquierda no están aún ‘normales’ debido a la contusión y del gran hematoma en la muñeca”.

“PERO se está reduciendo cada día más”, indicó.

SOBRE las 5 costillas y el pie derecho fracturados, “solo queda esperar”, señaló, y recordó que “el 28 de marzo se cumplirán los 40 días ‘con absoluta prohibición de carga’ y veremos cuáles serán los siguientes pasos”.

SIN embargo, destacó que “aunque con algunas limitaciones, estoy contento de haber recuperado cierta autosuficiencia”.

MONS. Coppola expresó luego un “abrazo ‘delicado’ (por la costilla rota) a cada uno”.

Y, en español, aseguró que vive “estoy viviendo este llamado que me hizo el Señor a vivir esta Cuaresma de manera especial como una oportunidad de experimentar y estar cercano a los que sufren una enfermedad: para ellos y para México ofrezco estos días de abandono a Su voluntad”.