En el Mundo

Obispo Munilla advierte de las falsas interpretaciones de Jesús que se realizan desde la Nueva Era

Este domingo 25 de noviembre, el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, presidió la misa en la solemnidad de Cristo Rey del Universo en la catedral del Buen Pastor, donde reivindicó la figura de Cristo como la razón y la meta de la existencia, y en la que advirtió de nuevas ideologías que han calado fuera de la Iglesia, pero también en su seno.

El prelado vasco habló de la importancia de esta festividad, que muestra que el centro de todo debe ser Jesucristo, “su persona, su llegada a nuestra vida, una persona divina que fundió por amor su condición divina con la condición humana”.

Una “mentalidad” que dificulta comprender a Cristo

Sin embargo, monseñor Munilla advirtió de “una mentalidad bastante consolidada” que está dificultando la comprensión de la verdadera figura de Jesucristo. Aseguró que en la admiración a la figura de Jesús pueden estar de acuerdo cristianos y personas sin fe por haber sido un hombre compasivo, por sus hermosas parábolas o sus enseñanzas luminosas.

Pero la clave es otra, agregó el obispo de San Sebastián. “¿Necesitamos de Jesús para nuestra salvación o no le necesitamos? ¿Necesita ser el hombre redimido o no? ¿El hombre se salva a sí mismo o tiene que ser salvado por Dios?”, se preguntó.

Precisamente es la Nueva Era la que está produciendo toda esta confusión, que no es sólo un movimiento venido de Oriente sino que también se le une la mentalidad racionalista occidental.

Qué es lo que dice la Nueva Era

Munilla recordó que por un lado la Nueva Era “niega que tengamos que ser redimidos o salvados. Por otro lado está la fe de la Iglesia, el Credo, el Catecismo, la fe de los santos… que dicen que necesitamos de Jesucristo para ser salvados”.

¿Qué dice la Nueva Era?, se preguntó Munilla. Dice –explicó- que no existe “ni el mal ni el pecado. Que son visiones místicas, que lo que existe es el desconocimiento y que el hombre se salva en el momento en el que crece en el conocimiento. Es la vieja tendencia gnóstica, que ya en los primeros siglos dio las primeras herejías”.

Sin embargo, la Iglesia considera que el pecado sí existe y que también existe la maldad, y la posibilidad de utilizar mal la libertad que dio Dios al hombre.

¿Qué más dice la Nueva Era? Munilla indicó que esta mentalidad asegura que “el hombre no necesita una salvación que venga de lo alto sino que la plenitud está dentro de cada uno.Está todo dentro de ti. Esta es la vieja herejía del pelagianismo”, frente a la cual “la Iglesia afirmó que no somos nada sin la gracia de Dios”.

Cuidado con estos “nuevos paradigmas”

La Nueva Era también enseña que no hay que esperar una salvación más allá de la muerte y que no hay que esperar que venga Dios a liberar sino que hay que vivir en equilibrioporque cada uno es dios.

Monseñor Munilla advirtió de estas ideologías que se presentan como “nuevos paradigmas” y que dicen “espiritualidad, sí; religión, no”. Además, avisó de que también “se infiltra en nuestras mentalidades incluso siendo cristianos”.

Por ello, volviendo al inicio de su homilía el obispo de San Sebastián hizo un llamamiento a centrarse en el aspecto principal del cristianismo y que no es otra cosa que la presencia de Jesucristo, que es el que salva y redime.