En el Mundo

PATRIARCA caldeo candidato al Nobel de la Paz

louis-rafael-sakhoPor su infatigable trabajo en favor de La Paz en Irak, Mons. Louis Sako, ha sido propuesto al Nobel de la paz.

CRISTIANOS, musulmanes y laicos han propuesto al Patriarca católico caldeo, Mons. Louis Sako, como candidato al Premio Nobel de la Paz 2018, en reconocimiento a su trabajo a favor de la paz y de la reconciliación de Irak.

EN declaraciones a la agencia Asia News, el Patriarca caldeo aseguró que recibir eventualmente el premio “no es importante”. Más bien, indicó que el valor simbólico del gesto “ayuda a mantener viva la atención sobre el pueblo iraquí, sobre la comunidad cristiana, que aún es víctima de ataques” y a seguir trabajando por “el futuro del país”.

EL Patriarca también precisó que durante un encuentro reciente con el Papa Francisco, le pidió “un apoyo moral y espiritual”. “Esta propuesta se coloca justamente en esta huella y representa una contribución extraordinaria para vencer la marginación y la indiferencia hacia los sufrimientos de nuestra minoría, y también de las demás”, afirmó a Asia News.

LA iniciativa de presentar la candidatura partió de la Asociación Católica L’Oeuvre d’Oriant. Actualmente ha sido aceptada por la organización de los Premios Nobel y la apoyan numerosas organizaciones católicas, no católicas e incluso musulmanes de Irak y de todo el mundo con las que el Patriarca ha trabajado a favor de la paz.

“ES hermoso ver que también los musulmanes han apoyado mi candidatura. Es más, diría que son justamente ellos quienes lo hacen con mayor vigor y esto es incluso más importante. Representa un signo de cercanía y abre las puertas de Irak al progreso y a la democracia”, aseguró el Patriarca.

EN ese sentido también destacó que en los próximos días acudirá a Najaf, una de las principales ciudades del islam chií a pronunciar un discurso, algo que según afirmó no es para él, “sino para todo Irak y para el bien del pueblo”.

EL Arzobispo de Kirkuk (Irak), Mons. Yousif Thoma Mirkis, aseguró a Asia News que de darse este galardón al Patriarca Louis Sako sería “un reconocimiento no sólo a su persona, sino también a todos los cristianos de Irak y de Oriente Medio, que en estos años siempre han luchado de manera fuerte y firme, pero al mismo tiempo, de un modo pacífico, a favor de la paz, los derechos humanos, la convivencia y el desarrollo del país”.

EN ese sentido Mons. Mirkis destacó que “para los cristianos de Oriente Medio sería un gesto importante y significativo porque valoriza el sacrificio de una comunidad milenaria que eligió permanecer en su propia tierra a pesar de las persecuciones, la última de ellas por mano del Daesh que obligó a centenares de miles de familias a escapar, convertirse o ser asesinadas”.