En México

¿Por qué el Beato sacerdote mexicano Miguel Pro aún no es santo?

PROEl promotor de su causa de canonización nos explica como ha avanzado la causa.

23/Noviembre/2017, CDMX

ACIPRENSA

EL P. Gonzalo Rosas, promotor de la causa de canonización del mexicano P. Miguel Pro, explicó recientemente las razones por las cuales el beato sacerdote jesuita aún no ha sido declarado santo.

AL cumplirse 90 años del asesinato por odio a la fe del sacerdote jesuita y mártir de la persecución religiosa que sufrió la Iglesia en México en la década de 1920, el P. Rosas explicó al semanario Desde la Fe, que la demora puede deberse a lo “delicado del caso” que ha llevado a una especial “prudencia”.

“EL Papa Juan Pablo II canonizó en el año 2000 a 25 mártires de la persecución religiosa, quienes derramaron su sangre por Cristo. Y al respecto, el Card. Norberto Riveraha señalado que la razón por la que estos mártires de la Guerra Cristera fueron elevados a los altares, es la misma que debería tomarse en cuenta para el Padre Pro, ya que fue en el mismo tiempo, en el mismo momento, en las mismas circunstancias y bajo el mismo argumento; sin embargo, para él se sigue pidiendo un milagro”, dijo el P. Rosas.

SOBRE los motivos políticos, el presbítero indicó que si se llegase a declarar santo al P. Pro, “se tocaría a familias de personajes como Plutarco Elías Calles o Álvaro Obregón, quienes tuvieron que ver de forma directa con el atropello que se operó contra el padre desde la Presidencia de la República”.

“EN el caso del Padre Pro, fue realmente un resquemor hacia la fe lo que llevó a aquellos políticos a tomar decisiones tan cruentas; él, definitivamente, fue asesinado por odio a la fe, y por eso el Papa Juan Pablo II lo reconoció beato”, añadió.

SOBRE los presuntos milagros ocurridos por la intercesión del Beato, el P. Rosas recordó un caso llevado a Roma.

SE trató de un niño que tras sufrir un accidente de auto se recuperó contra todo pronóstico, sin embargo, las declaraciones del médico no ejemplificaron la gravedad del caso, lo que hizo que este se desestimara.

POR otra parte, el P. Rosas explicó que, a finales del 2016, se presentó otros dos presuntos milagros.

EL primero, fue el de una señora de nombre Emma Pérez, quien sufrió siete infartos cerebrales.

“SU hijo, que era muy devoto del Padre Pro, le pidió su intercesión por ella. Emma salvó la vida, pero su cerebro estaba negro prácticamente, y en opinión de los doctores tendría que haber quedado ciega y con problemas cerebrales; pero fue dada de alta al segundo día”, sostuvo.

AHORA, indicó el P. Rosas, “la mujer asiste a Misa normalmente, y sigue dominando varios idiomas que hablaba”.

“A la hora en que presentamos este caso, la opinión médica señaló que probablemente había alcanzado a evolucionar de manera satisfactoria por el oportuno tratamiento”, agregó.

TAMBIÉN, el P. Rosas contó el caso del joven Miguel Agustín Cravioto, atropellado en la Ciudad de México a fines de 2016, y que estando cerca de la muerte, se recuperó.

“EL neurólogo que lo atendió dijo que para él no había explicación médica del caso; consultamos dos neurólogos más, uno coincidió con esta postura, pero el otro opinó que se habría recuperado por el tratamiento y por su buena salud, ya que era un joven atleta”, dijo el sacerdote.

FINALMENTE, el presbítero dijo que por ahora se siguen recogiendo testimonios para encontrar un milagro, sustentarlo y darle solidez a la causa”.

Breve biografía

EL P. Pro nació el 13 enero 1891 Zacatecas México. Desde pequeño fue virtuoso y alegre. Entró en el noviciado jesuita a la edad de 20 años y fue exilado durante la revolución mexicana.

FUE ordenado sacerdote en Bélgica en 1925, a la edad de 36. Regresó a México en 1926 sabiendo que la Iglesia era perseguida y que correría grave peligro.

EJERCIÓ un intenso ministerio bajo la persecución hasta que en el 1927 fue acusado falsamente de estar involucrado en un atentado contra el dictador Plutarco Elías Calles.

ANTES de que lo fusilaran perdonó a sus asesinos.

MURIÓ, como muchos otros mártires mexicanos, gritando: “Viva Cristo Rey“. A partir del año 1825, el gobierno mexicano estuvo gobernado por hombres anticatólicos que quisieron exterminar la fe del país.