En México

Que el voto sea una parte de nuestra permanente y activa PARTICIPACIÓN

0-grandeLos Obispos de la Provincia Eclesiástica de Morelia proponen algunas consideraciones a tomar en cuenta antes de votar.

 

1. LOS Obispos de la Provincia Eclesiástica de Morelia (Diócesis de Apatzingán, Ciudad Lázaro Cárdenas, Morelia, Tacámbaro y Zamora) saludamos con afecto de pastores a todos los católicos de nuestras diócesis, así como a todos los hombres y mujeres que buscan la paz y viven en estas tierras michoacanas. Nuestro saludo en esta Pascua es el mismo de Cristo resucitado y glorioso: “La paz esté con todos ustedes”.

2. EN la próxima jornada electoral del 1º de julio los michoacanos participaremos para elegir Presidente de la República, así como senadores y diputados que conformarán el Congreso federal; también emitiremos nuestro voto para elegir diputados para el Congreso Local y Ayuntamientos de los municipios de nuestro Estado.

Proceso electoral en un clima violento

3. HAN comenzado ya las campañas de los distintos candidatos a los puestos de elección. En los preámbulos de estas campañas, con dolor y preocupación nos he-mos dado cuenta de que algunos aspirantes han sufrido amenazas o han sido asesinados. De tal situación somos responsables todos los ciudadanos, sectores e institu­- ciones de esta nación mexicana, pero sin duda la mayor responsabilidad recae sobre las estructuras de gobierno. Se ha degradado el sistema y ha aumentado la desconfianza del pueblo en la clase política.

4. MUCHOS ciudadanos se preguntan hasta qué punto podrá influir el crimen organizado en el proceso electoral, ya que se percibe su influencia, impune, en muchos espacios de la vida nacional. Anhelamos que las instituciones de Gobierno y las autoridades electorales hagan su mejor esfuerzo para que todo se desarrolle dentro de un marco de legalidad y un ambiente de paz. Como hemos dicho recientemente, “nos preocupa que en las intervenciones que han tenido los candidatos en las campañas han prevalecido las descalificaciones, se esperarían en cambio propuestas concretas de acuerdo al cargo al que aspiran en orden a aportar soluciones.”

5. EN un clima enrarecido por la violencia y otras situaciones que atemorizan, desconciertan y desorientan al electorado, se desarrollan las campañas y se realizarán las elecciones. Sin embargo, no debemos optar por la apatía y el abstencionismo. Nuestra participación responsable puede aportar un “granito de arena” hacia la solución, y más avanzaremos en este sentido si nuestra participación ciudadana no se reduce al momento electoral sino se asume como un compromiso activo y permanente.

 

En la confusión se impone el discernimiento…

6. HABRÁ muchos que quieran participar con responsabilidad en la vida política y en la próxima jornada electoral, pero no les satisface completamente el menú de opciones para decidirse por una. Hemos de considerar que votar a favor de un candidato no significa aceptar todo lo que éste proponga, como si le firmáramos un cheque en blanco. No cabe la resignación de los ciudadanos cuando quien quedó constituido como autoridad por el voto mayoritario, ya en el ejercicio del poder no refleja el sentir de la mayoría del pueblo. Es válido considerar lo que el Papa Francisco advertía en la homilía de la Misa que celebró en Morelia hace dos años a propósito de realidades que parecen “haberse convertido en un sistema inamovible”. Nos aconsejaba no caer en la tentación de “una resignación que nos paraliza, una resignación que nos impide no sólo caminar, sino también hacer camino [...] una resignación que no sólo nos impide proyectar, sino que nos frena para arriesgar y transformar”.

 

… y la participación ciudadana

7. QUÉ benéfico sería para el avance de nuestra democracia y para dar continuidad a nuestro proceso de crecimiento integral la conformación en cada municipio de consejos ciudadanos que no se identifiquen con ningún partido, sino que en forma voluntaria y representativa asocien ciudadanos que, sin goce de sueldo ni aspiración al poder político, se interesen por sus comunidades impulsados sólo por el bien común y por la búsqueda de una verdadera equidad entre todos los habitantes del municipio.

 

Las coaliciones ¿alianzas por el poder o por la unidad de nuestro pueblo?

8. LAS coaliciones entre partidos para juntos proponer un solo candidato han creado confusión; los partidos expresan claramente que, aliados, pretenden conseguir el poder. Ante esta situación se impone un serio discernimiento para emitir un voto razonado, porque lo que podría funcionar en el nivel federal podría no tener el mismo resultado en nivel local. Los partidos que en coalición obtengan el poder ¿cómo se lo repartirán?, ¿cómo lo ejercerán unidos desde diversas ideologías o plataformas? Invitamos a todos a plantearse estas interrogantes antes de emitir su voto.

 

Voto razonado

9. EL voto será razonado si nos esforzamos por conocer a los candidatos, a sus colaboradores, sus alianzas y sus programas. El conocimiento de cada candidato no brotará del elogio que cada uno haga de sí mismo, ni de lo que opinen los candidatos contrarios a él, ni de lo que viertan las redes sociales; éstas, se han posicionado como generadoras de opinión, han democratizado la información, por lo que tienen relevancia en el proceso electoral; son un instrumento que será útil en la medida en que su uso se haga atendiendo los valores básicos del respeto y la verdad. Se espera de quienes las usan para la promoción de sus propuestas un manejo honesto y de la ciudadanía un uso crítico y responsable.

10. SIN duda, más que las palabras son las obras de cada candidato lo que nos proporcionará un conocimiento más objetivo de su persona; por eso antes de tachar la boleta es bueno preguntarnos: ¿Qué ha hecho bien? ¿Qué ha dejado de hacer? ¿Qué ha hecho mal? ¿Qué ha dejado hacer a los demás o qué les ha impedido hacer? Y estas preguntas que nos hacemos sobre cada candidato, habrá qué formularlas en relación a cada uno de los partidos que en coalición postulan a determinado candidato.

 

Temas obligados

11. SI, como hemos dicho, la participación política no debe reducirse sólo al momento de elecciones, consideramos que, a quien nos represente como servidor público legítimamente electo, hemos de sugerirle con insistencia lo que creemos deba hacerse en temas como la pobreza, ya que la solidaridad hacia los que menos tienen “debe vivirse como la decisión de devolverle al pobre lo que le corresponde”; la familia, que se funda a partir de la unión estable entre un hombre y una mujer que procrean hijos y tienen el deber y el derecho de educarlos; la vida, como un don sagrado, que a nadie le es lícito manipular; la libertad religiosa, que es preciso comprender “adecuadamente como un derecho más amplio y rico que la mera libertad de culto”; la educación con una visión humanista, que ponga al centro a la persona humana y que se considere un derecho universal de todos; la promoción de una impartición de justicia sin favoritismos ni demoras.

12. RECORDAMOS  nuevamente lo que con todos los Obispos mexicanos expresamos en nuestro mensaje “Participar para transformar”, con ocasión del proceso electoral 2018: “El México que queremos es posible y requiere fundamentalmente de un Gobierno honesto y eficaz, pero también de ciudadanos participativos que den seguimiento a los procesos de justicia, fraternidad y paz. El voto de los mexicanos debe producir gobernantes y autoridades responsables; y generar una opinión cívica crítica. Pues en el ejercicio ordinario de los funcionarios, nuestro voto exige el sano control sobre nuestros políticos: en su remuneración y gratificaciones, en los gastos de partidos y publicidad, en los proyectos y obras públicas, en el control de la corrupción, la ilegalidad y la eliminación de arbitrariedades”.

13. PONEMOS  este momento de campañas y elecciones, tan decisivo para definir el rumbo de nuestro país y nuestro Estado, en las manos del Señor que dirige la historia y bajo la mirada maternal de Santa María de Guadalupe, que siempre ha tratado con compasión y ternura a este pueblo mexicano del que formamos parte.

Morelia, Mich., 25 de abril de 2018

† Carlos Garfias Merlos,

Arzobispo de Morelia

† Javier Navarro Rodríguez,

Obispo de Zamora

† Gerardo Díaz Vázquez,

Obispo de Tacámbaro

† Cristóbal Ascencio García,

Obispo de Apatzingán

† Armando A. Ortiz Aguirre,

Obispo de Cd. Lázaro Cárdenas

† Carlos Suárez Cázares,

Obispo Auxiliar de Morelia

† Víctor A. Aguilar Ledesma,

Obispo Auxiliar de Morelia

† Herculano Medina Garfias,

Obispo Auxiliar de Morelia

† Jaime Calderón Calderón,

Obispo Auxiliar de Zamora.