Proceso Diocesano

¿QUÉ SE SUGIERE HACER EN CADA COMUNIDAD?

¿Cómo unirnos al Proceso del VI Plan y responder a la Asamblea?
Vicaría Diocesana de Pastoral.

Ya está al alcance el Folleto de La Asamblea de Pastoral que puede servir en todas las instancias diocesanas. Es sugerencia pues ha de ser una configuración personal y concreta. El Folleto recoge el espíritu que nace de nuestras dos Asambleas vividas y ha de llevarnos a la III en junio de 2015.

Recapitulando, primero nace nuestro Objetivo Diocesano y sus dos prioridades. En la II Asamblea se perfilan las 7 líneas. Parece lento el proceso, pero no vamos a inventar. Será mucho, será poco pero es lo que hemos realizado participativamente. Si vemos los contenidos más bien puede ser un gran avance, sobre todo si logramos conocer todos esos resultados y los asumimos.

Así nos guía nuestro subsidio en la pág. 4.

Primer paso es VER CON LOS OJOS DEL PADRE..

Es el primer momento de evaluación. Se nos invita a evaluar solamente las metas que nos propusimos. ¿Las logramos o no las logramos?

Puede servir recordar de forma ágil qué es una meta, cómo se hace. (Si hay deficiencias de terminología o confusiones, es el momento de aclarar, de quedar de acuerdo, de avanzar en manejar el lenguaje común). En orden a simplificar, en la Arquidiócesis no se han querido manejar objetivos específicos como se hace generalmente en la planeación, elegimos manejar un solo Objetivo General. Tengamos a la vista las metas del año pasado.

1.- Meta es el resultado que se quiere alcanzar en un plazo determinado para avanzar en el cumplimiento del Objetivo. Las metas hacen operativas las prioridades. ¿Cómo anunciar el Kerigma a todos? ¿Cómo voy a realizar la formación integral permanente?

¿Por qué son importantes las metas?

Porque ayudan a que el objetivo no se quede en un simple enunciado, “en buenos propósitos” sin hechos. Las metas me deben decir en qué medida se va realizando el Objetivo. No sea que siga en la pastoral de conservación, sin salida, sin ser Nueva Evangelización. Es un trabajo que vamos a asumir como agentes.

2.- ¿Cuáles son las características de las metas?

Verificable.

Específica.

Mensurable.

Realizable.

Realista.

Temporal.

3.- Utilidad de las metas.

Una meta clara y precisa anima a la realización, combate la pereza, la indecisión, la dispersión y la improvisación. Las metas muestran que hay una conducta inteligente, no instintiva o casual.

El folleto de La Asamblea Pastoral nos presenta una ficha posible para este primer momento metodológico y nos da sugerencias para ello.

JUZGAR CON LOS CRITERIOS DEL HIJO.

La II Asamblea de Pastoral fue muy fecunda en las sugerencias sobre las líneas comunes. Todas las aportaciones señalaban valores que se podían adaptar, por eso de las 22 que se presentaron se eligieron las 7 que conocemos.

El Folleto de la Asamblea Pastoral nos da comentarios oportunos para que podemos hacerlas comprensibles a los agentes de cada comunidad. Eso nos lo presenta en la página 8. No está por demás conseguir este sencillo y práctico manual de nuestro proceso.

Luego se nos dice que busquemos 3 “Enfoques” para cada línea. ¿Ya me enredaron? Si nos ponemos a hacerlo más fácil lo entendemos. El enfoque es cómo dirigir nuestras acciones pastorales conforme a la  línea común de acción. El tal enfoque es ya una aplicación a cada una de nuestras realidades o comunidades, digamos.  Se nos da un ejemplo para una parroquia de la periferia, un enfoque para la línea uno. Si vemos las fichas adecuadas (pág. 12) vamos a entender mejor, la línea es “Propiciar el encuentro personal con Cristo vivo en todas las instancias y tareas pastorales” el enfoque puede ser “optando por los pobres”. La parroquia del centro, esa misma línea podrá tener el enfoque “atendiendo la Liturgia”.

Enfoque es:

(Pág. 12)

La modalidad que se da a una línea según el entorno.

Es la acción concreta para hacer operativa la línea. Parte de la realidad y responde a cómo aplicar la línea.

Es criterio práctico que señala rumbo al trabajo pastoral.

Se expresa en gerundio.

Se plantea para corto plazo, un año.

ACTUAR BAJO EL IMPULSO DEL ESPÍRITU SANTO.

Al parecer este momento es más conocido.

Se trata de plantearse las metas, si se asumen algunas, se corrigen, se ponen nuevas de acuerdo ahora a las líneas comunes. (pág. 16)

Finalmente ha de venir la programación.

Señalar para cada meta.

¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Quién? ¿Con qué?

O sea es calendarizar nuestras actividades.

CELEBRAR ECLESIALMENTE NUESTRO CAMINAR PASTORAL.

Opciones en pág. 18.

Y luego, finalmente se nos da una sugerencia de cronograma en la pág. 19. Tentativamente. Ojalá las actividades en cada comunidad o instancia se puedan ir ajustando a estos tiempos teniendo la Asamblea Anual como punto de partida y de llegada en el siguiente año.