Proceso Diocesano

REUNIÓN CONJUNTA 19 DE FEBRERO DE 2014.

Vicarios Episcopales, Encargados de Comisiones y de la Vida Consagrada.

Estas instancias tan vitales en el actuar de nuestra Iglesia Diocesana, acudieron este miércoles tercero del mes, 19 de febrero de 2014, conforme al propio programa de este año, la reunión fue en las instalaciones de la Curia Diocesana, en el salón de la segunda planta frente a los recibidores para entrevistar a los Señores Obispos.

A las diez de la mañana se fijó la llegada, para iniciar con la oración a las 10:30 a.m.  El Señor Cura Enrique Azuara Gómez dirigió la oración, invitando a hacer en nuestros corazones y en esta reunión un espacio de silencio, propicio a la escucha del Señor y de los hermanos. Todos ofrecimos estas labores a la Santísima Virgen, Madre de la Iglesia.

RETOMANDO EL CAMINO.

Es un hecho la importante representatividad de los Vicarios y de todos los asistentes. Por eso, como lo hizo notar, Monseñor Rafael Hernández Morales, en la ubicación, es preciso retomar el proceso de diálogo de estos representantes del Presbiterio y de los aspectos territoriales y funcionales de la Diócesis.  Dado por hecho, además, las manifestaciones del Emmo. Señor Cardenal don Francisco Robles, de que los Vicarios Episcopales y los demás comisionados y los mismos decanos tengan más participación, se involucren más en el proceso pastoal y en el fomento de la fraternidad sacedotal, por ello esta mañana es socorrida por gran optimismo y esperanzas en esta importante sede y nido de la vida diocesana.

El asunto sobresaliente es continuar profundizando en los retos que se plantearon en la reunión anterior, en el sentido que el espíritu de la Asamblea Diocesana había llegado a la base, a las parroquias, pero no en la forma deseada, y puesto que esta es la propuesta que nos compete a todos, pues es preciso descubrir lo que ello pide a las Vicarías y a las Comisiones, porque a estos agentes se les encarga esta importante misión y constituyen un punto álgido en animación del proceso pastoral evangelizador. “Impulsar la Nueva Evangelización mediante el anuncio del kerigma a todos y la formación integral permanente, para fortalecer nuestras comunidades eclesiales y nuestaro pueblo en Cristo tenga vida.” De manera privilegiada esta encomienda se encarga a todos los agentes que han recibido la delegación y nombramiento del Pastor Diocesano.

Monseñor Rafael Hernández hubo de explicar como no fue posible la presencia del Emmo. Señor Cardenal y del Señor Obispo don Leopoldo González por sus respectivos compromisos anteriores, pero brindó la seguridad de su presencia espiritual, de su apoyo, su gran confianza en todos y  la esperanza de que todos los participantes brinden lo mejor de sí para bien del proyecto común.

Recordó el objetivo general de estas actividades:  Darle seguimiento a la Asamblea Diocesana 2013 y seguir preparando  la Asamblea Diocesana 2014.

Los trabajos de este día se ubican en este noble esfuerzo, que nos corresponde a todos los diocesanos.

En cuanto al objetivo que busca esta reunión es Priorizar los retos que las Vicarías Episcopales, las Comisiones Diocesanas con sus Secciones y la Vida Consagrada discernieron en su reunión del pasado 15 de enero. Contemplar nuevamente cada departamento sus retos y clasificarlos, elegir los más importantes para asumirlos.

LA MAESTRA DE LA VIDA.

De forma ágil y dinámica tomó la palabra el P. Tomás de Hijar Ornelas, para ubicar a toda la concurrencia, con motivo del 150 aniversario de la Arquidiócesis,  sobre la identidad de la Arquidiócesis, su esencia, su proceso.

Magistralmente el ponente dio un panorama completo de todo el devenir histórico de nuestra amada a Iglesia local. Los primeros pasos de la vida religiosa en estas tierras, dependieron de la diócesis de Sevilla. Luego habló de la creación de la diócesis compostelana, que no fue viable, pues la sede era una villa de no más 25 vecinos, así vino a encontrar sede en el Valle de Atemajac. Su sede fue una capillita dedicada a San Miguel Arcángel, así se estableció una diócesis que tenía limitantes al sur y oriente más al norte parecería no tener linderos hasta las Californias.

Interesantes pinceladas de la vida política, de la situación social, hasta llegar a 1863, cuando se erige la Arquidiócesis. Bula que se ejecuta hasta el 17 de marzo de 1864, en Lagos de Moreno. Ahora esta celebración se inicia allí mismo,  por toda la Provincia, el 16 de marzo de 2014. Él mismo pidió que al menos cada Vicaría Episcopal lleve un camión de fieles a esta inauguración solemne del Año Juvilar.

NUESTRO CAMINAR DIOCESANO.

Seguidamente el Lic. Pbro. Juan Eduardo Vargas Flores, dio las orientaciones para el trabajo medular de esta jornada. Primeramente expresaba la necesidad de priorizar los retos en un esfuerzo de articulación y vinculacion de los agentes, de los promotores de la Planeación Pastoral Diocesana.

En primer lugar es muy necesario que ninguna organización, grupo o movimiento  se quede fuera del proceso pero, más que nada, sin perder sus carismas y su fisonomía propia. Se debe buscar que los acuerdos y propuestas pastorales bajen a la base y regresen a las instancias representativas.

Así indicaba que se deben priorizar los retos según su importancia y luego ver por donde y cómo se ha de dar respuesta eficaz a ellos, buscar los medios adecuados para esa respuesta.  En esta visión general el P. Eduardo decía que cada pastoral espoecífica debe entrar plenamente al proceso pastoral, no caminar por su cuenta.  Que todos asumamos la metodología de la planeación en común. Hacer una pastoral integral e integradora. Evitando la autoreferencia. Debemos insistir en dar a conocer el objetivo.

TRABAJO POR INSTANCIAS.

Fue aquí donde cada grupo se fue a tratar los retos correspondientes, a dialogar y a aportar sugerencias viables para implementar el proceso pastoral señalado por el Señor Cardenal.

Fue un trabajo de 45 minutos, al cabo de los cuales se llamó a reunión plenaria.

Cada secretario de las 3 mesas leyó las aportaciones de su grupo.

Entre otras cosas, se propuso que los Vicarios Episcopales den seguimiento al proceso en sus decanatos, vuelvan a visitar y entusiasmar a los decanos en esta tarea de programación. También pidieron clarificar el ser y quehacer del Vicario Episcopal. Fomentar la fraternidad al interno de la Vicaría.

La Vida Consagrada propuso difundir y asimilar los acuerdos con actividades concretas en este sector. Estudio y profundización del objetivo.  Se advirtió la dificultad para que algunos religiosos se integren si no tienen actividades parroquiales, por ejemplo.

Las Comisiones y Secciones aportaron fundamenalmente consolidar el trabajo de articulación y vinculación. Revisar la identidad de cada instancia. Crear espacios de encuentro. Seguir promoviendo la mística participativa. Asumir un trabajo integral e integrador.  Examinar la consistencia del organigrama diocesano ante esta perspectiva de el proceso pastoral y sus criterios.

Asumir las prioridades del anuncio del kerigma y la formación integral, por ello que todos los organismos laicales se integren al proceso. Dar a conocer los subsidios a todos y buscar estrategias de comunicación, sobre todo en el campo de la cibernética.

Entonces vino un pequeño espacio de descanso y convivencia, al cabo de 15 minutos, nuevamente la campana nos invitó a reunirnos.

¿HACIA DÓNDE VAMOS?

El Señor Cura Juan Manuel González López  llevó adelante una recapitualación los pasos dados hacia la Asamblea 2014 y las proyecciones. La enseñanza del magistrio latinoamericano desde Medellín nos habla de la necesidad de la Pastoral Planificada. Aparecida nos invita a pasar de la consevación a la pastoral misionera en conversión. D. A. 370.  Donde debe darse la participación en todos los momentos del proceso, desde el discernimiento, planeación y ejecución.  ¿Cómo hacerlo? Es aquí donde encontramos variedad de formas.

l.- Planeación normativa. Un grupo la propone para los demás. Para el pueblo. La otra es con el pueblo, se invita a opinar, pero se formula por la dirigencia.

Desde el pueblo.

La pastoral participativa puede ser por opciones preferenciales.

Planeación participativa por prioridades. P. Jorge Jiménez.

La planeación prospectiva. Eso nos pide abrirnos a ténicas comunes, pero no quedarnos en tecnicismos.

Evitar extremos, se ocupa equilibrio entre doctrina, práctica y técnica.

Si se hace lo máximo de la técnica se llega a un activismo sociológico. Si se deja solamente la doctrina se llega a la ideología. Si se deja solo el aspecto espiritual se va hacia el angelismo. Es como un tripie que debe valorarse cada uno de estos tres aspecatos.

Iniciamos desde el punto de partida: No tenemos un plan de pastoral.

Necesitamos un objetivo y líneas comunes o sea las prioridades.

A partir de la Asamblea contamos con un Objetivo surgido en forma participativa, junto con sus prioridades.

En este momento hubo una participación por miembros con igualdad de valor, el resultado fue algo propio de todos, no sobrepuesto, una opción de todos. No es algo que haya impuesto la Vicaría.

La clave de todo esto fue la paraticipación. Podemos decir que hubo una buena participación. Se ha hablado de bajr y subir de los acuerdos y resultados. Pero lo podemos decir mejor como un diálogo circular, en donde el proceso circula por entre los distintos niveles de iglesia.

Lo que sigue es formular metas, hacer la programación y el calendario.

Vamos hacia la Asamblea 2014, 24, 25 y 26 de junio, en el Seminario Menor.

Ahora se esperan los aportes de cada Vicaría el 14 de marzo.  Ese resultado debe venir a tavés del decanato, desde la parroquia.

Debemos afianzar que somos parte del proceso sin perder identidad y fisonomía, vivir la articulación y vinculación.

EL P. ABEL CASTILLO Y LOS FESTEJOS DEL SESQUINCENARIO.

Es importante que las cosas lleguen a la base. Del 20 de abril al 20 de junio será el IV Congreso Eucarístico Diocesano.  El pueblo de Dios debe involucrarse en el proceso diocesano, con la Vicaría. Se une así la Asamblea y el Congreso, que culmina con el Corpus. El Padre se pone a disposición para información concreta de la organización.

El P. Secretario Canciller dio algunas indicaciones concretas.

Luego se invitó a evaluar la reunión.

Esta reunión nos da importantes pautas que son luz para nuestras actividades. Encontramos método y estilospara ejercitar nuestra tarea pastoral.