En México

“Solidaridad en la acción y no en palabra”:Mons. Rogelio Cabrera

bue1El Arzobispo de Monterrey, Mons. Rogelio Cabrera, dirigió un mensaje en el que invita a vivir de una manera especial la solidaridad durante esta cuaresma.

 

QUIERO  iniciar mi mensaje agradeciendo a las autoridades del sector salud y de seguridad civil en el Estado, que hicieron posible la visita de los sacerdotes y obispos de la Arquidiócesis a diferentes Clínicas, Hospitales de alta especialidad, Centros de Readaptación y al Consejo Tutelar de Menores de nuestro Estado el pasado miércoles de ceniza.

HA sido edificante el compartir la fe con los hermanos enfermos y con sus familias, así como con los hermanos que se encuentran recluidos en los Centros de Readaptación y el Consejo Tutelar del Estado, gracias de corazón por esta oportunidad.

ESTA actividad, es parte del trabajo pastoral que realizan laicos y sacerdotes a lo largo del año, y a la que el resto del presbiterio nos unimos, especialmente en Cuaresma y Navidad, para apoyar a quien desea un acompañamiento espiritual.

POR lo que deseo reiterar mi invitación a toda la comunidad para que aprovechemos este tiempo de cuaresma y busquemos hacer vida las obras de misericordia, comprometiéndonos, particularmente, en la cercanía a los más necesitados.

RECORDEMOS que la solidaridad no debe ser solo una buena intención. Ser solidarios significa llevar a la vida lo que nos proponemos para hacer el bien, buscando ser agentes de cambio, auxiliando a quienes pasan por momentos de aflicción en su vida.

UNA de las formas en como podemos vivir esta solidaridad, es el compartir nuestros bienes con los necesitados. Al respecto, el Papa Francisco, en su mensaje de cuaresma, nos invita a hacer de la limosna “un estilo de vida, perseverando en la ayuda concreta a todo aquel que está en necesidad”.

DICE el Papa: “Vivimos en un mundo marcado por la indiferencia, la violencia, el egoísmo y el pesimismo, por lo que es útil preguntarse si hoy no estamos sufriendo una falta de caridad, tanto en nuestro corazón, como en la relación con Dios y con nuestro prójimo”.

EXISTEN en nuestra Iglesia grupos, a los que todos podemos unirnos, que trabajan arduamente en el apoyo a los menos favorecidos, buscando también suprimir el indiferentismo que tanto daña a la persona, y dándonos el espacio para, a la vez de crear conciencia, hacer vida el servicio al necesitado conforme al Evangelio.

 

+ Mons. Rogelio Cabrera López

Arzobispo de Monterrey