Mar-Abr-2014

13 Evangelii Gaudium: Dimension Pastoral

20140310011240Evangelii GaudiumDIMENSIÓN PASTORAL DE LA EXHORTACIÓN APOSTÓLICA EVANGELII GAUDIUM del Santo Padre Francisco

Hipólito Hernández, Pbro. Lic.

No es pecado decir que la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium de su Santidad Francisco es un documento netamente pastoral. Con ese entendido, ofrezco las presentes letras esperando sean recibidas con cabeza de teólogos, apertura de hermanos y corazón de pastores.

Los diversos aspectos tratados son tomados de las palabras del mismo Papa en la Exhortación, solo les he dado orden en torno a la idea central señalada en el subtítulo de cada apartado. Entre paréntesis señalo el número del documento donde fue tomada la idea.

Desde los primeros números el Papa Francisco presenta a Jesús como el primero y más grande pastor: él inspira, provoca, orienta y acompaña de mil maneras a todos aquellos que queremos seguirlo. Queda clara, la Cristología Pastoral de fondo. (12)

Documento eminentemente pastoral

A lo largo de todo el documento habla en Primera persona: “quiero”, “invito”, “comprendo”, denotando el interés que, como Pastor de la Iglesia, tiene hacia nosotros.

Hace invitaciones abiertamente pastorales: habla de “consecuencias pastorales”, (37.47) “urgencias pastorales” (46), a tener una “mirada pastoral” (51), tener un “objetivo pastoral” (35), habla de la homilía como una herramienta privilegiada para nuestra pastoral (135-155), hace mención de los recursos pedagógicos para la predicación (156-159), utiliza la imagen de las ovejas, los lobos y el rebaño (171).

Abiertamente habla de las tentaciones de los agentes de pastoral como lo son la acedia egoísta (81-83), el permisivismo estéril (84-86), la mundanidad espiritual (93-97), la guerra entre nosotros (98-101), el clericalismo (102), el dejar a las mujeres en segundo término (103), las funciones que dan lugar a los unos sobre los otros (104), el mundo del joven a quien se le ha dado poca respuesta (105) y el poco compromiso por la pastoral vocacional (107).

Anima a actuar sobre la realidad con una vigilante capacidad de estudiar los signos de los tiempos (51).

Nos anima a considerar la fuerza evangelizadora de la piedad popular (122-126).

Como pastor preocupado por la grey toma un lenguaje profético, fuerte y vigoroso: Es sintomático su serie de “no”:

  • No a la economía de la exclusión.
  • No a la nueva idolatría del dinero.
  • No a un dinero que gobierna en lugar de servir.
  • No a la inequidad que genera violencia (52-69)

Transformación misionera de la Iglesia:

Nos recuerda que la actividad misionera representa el mayor desafío para la Iglesia pues la causa misionera debe ser la primera. Esta salida es el paradigma de toda la obra de la Iglesia (15) y todos estamos llamados a entrar en esta dinámica (20).

En este sentido, la alegría del Evangelio es una alegría misionera con una dinámica de éxito y de regalo para todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco, sin miedo, sin exclusión (21.23).

Y es hermoso leer que nuestro Papa prefiere una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a nuestras propias comodidades (49).

Para involucrarnos en esta pastoral de salida o de misión, hemos de aceptar la invitación a la conversión personal y pastoral:

En efecto, quien acepta este llamado vive un anhelo generoso y casi impaciente de renovación (26) porque quien busca la conversión no lo hace por seguir una moda pasajera o un simple ímpetu del momento sino que busca el aumento de la fidelidad a su vocación (26).

Recordemos que Cristo Jesús tenía un sueño: que todos fuéramos uno como él y su Padre, en la Evangelii Gaudium el Papa manifiesta que también tiene un sueño: sueña con una opción misionera capaz de transformarlo todo, que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial se convierta en un cause adecuado para evangelización del mundo actual más que para la auto preservación (27) ¿y si le cumplimos el sueño a Jesús y al Papa?

Para lograr la conversión pastoral hemos de considerar a las personas, las estructuras y los métodos, es decir, quién hace las cosas, dónde hace las cosas y cómo hace las cosas. Sugiero este esquema en el siguiente apartado de la reflexión.

¿Qué dice el Papa de las personas, sobre todo a los agentes de pastoral?

En primer lugar que hemos de ser católicos con un renovado encuentro con Cristo o con la firme decisión de dejarse encontrar por él (3.7). Esta experiencia nos llevará a reconocer que somos llamados por Jesús a colaborar con él por ello, la pastoral no es una heroica tarea personal (12).

Marcados fuertemente por la alegría, ni tristes ni desalentados, impacientes o ansiosos (4-6.10).

Confiados en Jesús que pide todo y, al mismo tiempo, ofrece todo (12).

El trabajo pastoral es integral, en la dinámica de salida hemos de saber adelantarnos, tomar la iniciativa (“primerear”), nos involucraremos, acompañaremos, animaremos a dar y daremos frutos y, claro está, festejaremos (24).

Es admirable que el mismo Papa se auto invita a una renovación (32) y de ahí parte para invitar a los Obispos (31) y demás miembros de la Iglesia evitando identificar demasiado la potestad sacramental con el poder.

Hemos de tener la mirada sobre la realidad alimentada a la luz y con la fuerza del Espíritu Santo (50).

A propósito, las Estructuras han de ser…

Renovadas por la novedad de Cristo (11), de ahí que se han de romper los esquemas aburridos y encerrados que nos dan una falsa contención, (11) o nos reducen a entender nuestra labor como una simple administración (25).

Las estructuras no han de llegar a condicionar el dinamismo evangelizador sino han de servir porque hay una vida que las anima, las sostiene y las juzga (26).

El Papa anima a una saludable descentralización y motiva la corresponsabilidad eclesial, en este sentido es interesante cómo cita a diversas Conferencias episcopales Nacionales, como la de USA, Francia, Brasil, Filipinas, Congo e India, cita el documento de Aparecida (10 veces) y el de Puebla (2 veces); cita los continentes y regiones: Ecclesia in Oceania, Africa, Asia, America, Medio Oriente (16). Nos enseña, pues, a que lo importante es no caminar solos, contar siempre con los hermanos y con la guía de los Obispos (33). Nuestro Papa es el primero en tener el oído en el pueblo (154).

Por otro lado, rescata la importancia de la parroquia como estructura no caduca pero que requiere la docilidad y creatividad misionera de la comunidad y del pastor para que siga siendo comunidad de comunidades, santuario donde los sedientos van a beber para seguir caminando y centro de constante envío misionero (27). Los grupos, movimientos y demás comunidades no han de ser nómadas sin raíces sino han de tener la parroquia como su referencia.

Como buen pastor, el Papa se nos hace caer en la cuenta que el problema pastoral muchas veces está en los métodos que utilizamos, de ahí que dedica buena parte de la Exhortación para el caso:

Todos los miembros de la Iglesia pero de una manera especial los que hacemos pastoral hemos de estar contagiados por la frescura original del Evangelio que anima a buscar nuevos caminos, métodos creativos, con signos más elocuentes y con palabras cargadas de renovado significado para el mundo actual procurando comunicar mejor la verdad del Evangelio en un contexto determinado sin renunciar a la verdad, al bien y a la luz que pueda aportar cuando la perfección no es posible (11. 41.45).

Hemos de ser hombres y mujeres agradecidos con nuestra historia y aquellos que han intervenido en ella (13) reconociendo los signos de los tiempos (14).

Recuerda el criterio de irradiación al que nos invitaba Aparecida donde la Evangelización ha de ser realizada en el ámbito de la pastoral ordinaria, con las personas bautizadas que no viven las exigencias de su bautismo y con quienes no conocen a Cristo o siempre lo han rechazado. (14) De ahí que la pastoral ordinaria en todas sus instancias ha de ser más expansiva y abierta que coloque a los agentes en una actitud de salida donde se llegue a las periferias humanas (46) Con el criterio que como Iglesia no crecemos por proselitismo sino por atracción (14).

Hemos de abandonar el cómodo criterio de “siempre se ha hecho así” y promover una actitud audaz y creativa (33) donde la invitación no hagan pesada la vida de los fieles (42).

El gran método es evangelizar de persona a persona y sin importar los números (127-129).

Hemos de llevar una pastoral en torno a la Palabra de Dios, fuente de la evangelización, sin contraposiciones, recordando que la pastoral de la Iglesia o es bíblica o no es de la Iglesia pues la Palabra es luz para ver, criterio para juzgar y norma para actuar en la pastoral.

Pastoral con proyección social

Es el capítulo que más números tiene: 82, desde el 176 hasta el 258.

De entrada nos manifiesta que los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio (48).

Nos recuerda que en el corazón del mismo Evangelio está la vida comunitaria y el compromiso con los otros, que tanto el anuncio, como la experiencia cristiana tienden a provocar consecuencias sociales y que nadie puede exigirnos que releguemos la religión a la intimidad secreta de las personas, sin influencia alguna en la vida social y nacional sin opinar sobre los acontecimientos que afectan a los ciudadanos.

Consideremos que la tarea evangelizadora implica y exige una promoción integral de cada ser humano.

Aborda los temas sociales de la inclusión de los pobres, el bien común y la paz social y el diálogo social como una contribución a la paz.

La dimensión social del Evangelio ha de ser con palabras, actitudes y acciones.

La Evangelii Gaudium apoya fuertemente nuestro proceso diocesano, esto no ha de extrañar porque en Guadalajara bebemos de las mismas fuentes que el Papa y toda la Iglesia para realizar nuestro trabajo, estamos guiados por el mismo Espíritu y, desde luego, los genios coincidimos:

Recordemos nuestro objetivo diocesano:

Impulsar la Nueva Evangelización,
mediante el anuncio del kerigma a todos
y la formación integral permanente,
para fortalecer nuestras comunidades eclesiales
y nuestro pueblo, en Cristo, tenga vida.

Cuando se asume un objetivo pastoral y un estilo misionero, que realmente llegue a todos sin excepciones ni exclusiones (48), el anuncio se concentra en lo esencial…La respuesta se simplifica, sin perder por ello profundidad y verdad, y así se vuelve más contundente y radiante (35).

Una pastoral en clave misionera no se obsesiona por la transmisión desarticulada de una multitud de doctrinas que se intentan imponer a fuerza de insistencia (35).

Tras detectar los desafíos pastorales (109) habrá que hacer un discernimiento de los senderos del Espíritu (45) dando respuesta sobre todo a las urgencias pastorales (46) .

Invita a una evangelización que anuncia el kerigma. Esta es una de las vertientes de todo el documento, la catequesis y toda la pastoral ha de tener esta connotación que busca tener un estilo de vida evangélico. (160-168).

Motiva el acompañamiento personal de los procesos de crecimiento (169-173).

Utiliza la invitación doble: Salgamos, salgamos a ofrecer a todos la vida de Jesucristo(49).

Permítanme ofrecer, por último, una invitación a ser mejores pastores utilizando algunas de las imágenes que el Papa menciona en el documento:

Nunca nos declaremos muertos pase lo que pase (3), así que ya podemos dejar de comportarnos o sentirnos como “momias de museo” (83) porque no lo somos. Si comenzamos a ser pastores con “olor de oveja” (21), dejaremos de lado la “cara de funeral” (10) y la “cara de vinagre” (85), dejaremos de sentirnos “controladores de la gracia” (47) y comenzaremos creer que “la Iglesia no es una aduana” ( 47), nuestro ministerio lo desarrollaremos con alegría, los sacramentos y sobre todo el confesionario dejará de ser “una sala de tortura” (44).

“No nos dejemos robar…

-el entusiasmo misionero” (80)

-la alegría evangelizadora” (83)

-la esperanza” (86)

-la comunidad” (92)

-el Evangelio” (97)

-el ideal del amor fraterno” (101)